Mostrando entradas con la etiqueta colegio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta colegio. Mostrar todas las entradas

3 de junio de 2009

PASAN LOS AÑOS...

Hola a todos y a todas!!!

Esta semana supe que es llorar y reirme al mismo tiempo. Llanto de nostalgia y risa porque los chistes son demasiado buenos. Ok, no me enloquecí ni soy bipolar. Simplemente estaba recordando momentos del Colegio.

El 30 de noviembre pasado cumplí 10 años de graduada del colegio Alemán de Barranquilla - Deutsche Schule- . Así suene a frase de cajón la mejor época de la vida, no solo porque no hay que tener responsabilidades y preocupaciones, sino porque las lecciones -y no de mathe- má importantes las aprendimos ahí.

Gracias a el colegio descubrí que el carisma ayuda, que la pena -entendida como vergüenza- no lleva a nada y que sin duda ser bonita es clave e importa -y si no lo eres, sé la mejor amiga de la más linda del curso-.

Aprendí a sobrevivir, a copiarme, a armar gavilla para que el mundo no te callera encima. Salté muros, me volé de -cape- clase, escribí graffittis en las paredillas, inventé enfermedades para no ir a clase de deportes. Aprendí a negociar, a reirme, a llorar y a superar los traumas.... M e copipe con éxito, negocié notas, eché peos químicos para intentar dar clase. Puse y me pusieron apodos, me sentí miserable porque el man que era 3 años mayor que yo nunca me paró bolas... Pero lo más importante fue que el "cole" me enseñó el valor de la amistad.

10 años después redcibí por mail una edición del periódico del colegio, con escritos de la gente de la prom 98 (http://sites.google.com/site/elpulpoonline/)... Por eso estoy sentimental.

Nos graduamos 40 -maso- y a pesar del tiempo, la distancia y la vida que cada uno armó por su lado, todos mantenemos contacto, nos alegramos por los hijos, por los éxitos... nos sentimos acongojados por las separaciones y los malos ratos de los demás. Incluso nos felicitamos y acordamos de los cumpleaños. Y, sobre todo, nos reimos de nosotros mismos (nojoda, es que las fotos de esa época eran una cosa terrible... la moda, los copetes....), los chistes siguen teniendo sentido y nos hacen reír por horas. Es más, estamos a punto de pedir rescate por aquellos miembros de la Prom que no dan rastro de vida!!!

Y como este homenaje no sería lo mismo sin música... he aquí algunos clásicos que amenizaron nuestro paso por el Alemán!!!

El intercambio, sin esta canció no hubiera sido lo mismo!!!!!!!


Apenas para la edad



De fiesta en fiesta -O no Puchi-???

3 de mayo de 2009

¿QUÉ TAN DIFICIL ES PORTARSE MAL?

Este fin de semana, durante una de las tantas celebraciones de mi cumpleaños número 28, me sorprendió que la hija de una de mis grandes amigas respondiera al momento de partir la torta "no gracias, estoy haciendo tarea"... Ok... Tarea??? Un sábado a las 11 p.m.?? Y le dice que no al cheescake??? Eso si se llama juicio...

Luego, hablando con ella hoy le pregunté si alguna vez había dejado de hacer la tarea, si había ido al Cole sin bañarse, si había subido los pies sobre el pupitre durante una clase. La respuesta... NO. Rotundo, sin titubear. -Ahora supongo que nunca ha echado papelitos, o tirado tiza en el curso-. Peor aún, cuando le pregunté, por qué no había aceptado la torta, y dijo "porque si comía sobre el cuaderno, se le ensuciaba"... Creo que me mintió para no aceptarme que para ella es más divertido hacer la tarea que comer ponqué.

Le dejé de "tarea" que le echara cabeza -sin compromiso- a la propuesta de no hacer lo correcto alguna vez. Y dijo que no. Ella insiste en que no necesita portarse mal. Y tiene 10 años!!! Claridad mental total. Más rayador aun cuando uno a los 28 cree que portarse "bien" es a veces aburrido.

Supongo que a la edad de Manu yo podía ser igual de juiciosa. Pero lo que recuerdo es que a los 12 -osea en segundo de bachillerato- las maldades eran algo así como mi fuerte: Volarse del colegio, saltar paredillas, hacer graffittis en esas mismas paredillas, echar un peo químico para no dar clase de matemáticas... todo en compañía de mis amigas las "Urracas"... Osea, yo no era la única, nos portábamos mal en grupo. En fin... Era fácil portarse mal hace 15 años.

Hoy a los 28, me pregunto qué tipo de maldades hago. Y ninguna relevante. Cuando uno crece las maldades son casi delitos. ¿A esta edad qué tipo de maldades se pueden hacer?
  • Fumarse un porro? (está a punto de ser penalizado conm cárcel);
  • robarse algo de un almacén? (podrías pasar horas en el sótano del éxito por eso);
  • volarse un semáforo rojo (si no te estrellas se zampan un parte);
  • llegar tarde a la oficina? (Mejor no, se te acumula el trabajo y te toca trabajar hasta más tarde);
  • Emborracharse entre semana? (el guayabo en el trabajo es demasiado atroz como para pensarlo dos veces)
  • Tener sexo en público? (nooo qué pena y qué frío)
Se les ocurre alguna otra?

Dicen que crecer es aburrido. Y creo que si. Si lo medimos en maldades... definitivamente saltarse las reglas a los 10 era mucho más entretenido...