Mostrando entradas con la etiqueta concurso. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta concurso. Mostrar todas las entradas

16 de noviembre de 2010

A VOTAR PUES

Anoche alguna arroba (@) en Twitter me señaló de ególatra porque aseguré que me parecía justo que mi blog, luego de ganar el año pasado los premios Twitter 2009, repitiera nominación! Y SÍ!!! Me parece del carajo que personas, algunas que ni conozco, se tomen el trabajo de nominarme al twittero con el mejor Blog.

Tengo competencia dura... Como Vladdo, no por bueno, sino por la mano de seguidores que tiene (no voten por él), @Turint, que tiene en su blog Carnaval Toda la Vida, ese lado oscuro que nadie quiere mostrar (y que aun no publica mi post sobre el tema), @n0t_mental, con su Mil Para Siempres, que hasta lágrimas nos ha arrancado a varias!!

Y les hago referencia a ellos, porque en caso que este blog les parezca que no se merece el premio (pero sé que no) me parecería justo que votaran por alguno de ellos dos.

Entonces, como en esto de las democracias, así sean en internet, se gana con votos, y los votos se consiguen haciendo campaña... Pues los invito a que voten por mi en http://www.entretengo.com/premiostwt y busquen en la categoría mejor Blog y voten por @state_0f_mind. También me nominaron a pareja del año!! Y a mi novio a viajero del año, DJ del año, Twittero Sexy y mejor blog (si quieren también votar ahí, chévere busquen en esas categorías a @n0ta_mental)


Vale aclarar que deben tener una cuenta de Twt para poder votar... Si no tienen y no quieren tener una, pues simple, consíganse un amigo que sí tenga para que vote por ustedes, o en su defecto, que les preste las claves por un ratico.

Se puede votar una vez cada 24 horas... así que una vez no es suficiente, y todos los días es necesario!!


Se deben estar preguntando a qué los estoy invitando. Se trata de un concurso en el que se escoge lo mejor de twitter en Colombia. Los mismos twitteros nominan a los favoritos, y luego se vota. El año pasado me gané el mejor blog, y como estoy segura que sigue siendo bueno y que la gente lo lee y le gusta, quiero repetir premio, aunque a muchos les parezca ególatra. Me parece, sin decirles mentiras, un lindo gesto si votan por mi (pónganle una lágrima José Miel a la frase). Ahí les dejo la página de los premios si quieren saber más!! http://www.premiostwt.com/

GRACIAS de antemano... y se reciben críticas, y aplausos... todo menos groserías

3 de noviembre de 2010

EL DÍA QUE CONOCÍ LA ENVIDIA

Para un concurso pedían que escribiera mi experiencia en las Redes Sociales... Este fue el resultado, sobre un tema que ya toqué en este blog, pero que aun no deja de sorprenderme... negativamente.

Siempre he sido una persona afortunada. Pero no solo he vivido de la suerte. Y a pesar de que he sido ’suertuda’, no he sido una boba con suerte -porque esos de que existen, existen-. Por el contrario, le he puesto un esfuerzo mayor al del promedio para lograr sostener y mejorar lo que me ha llegado por casualidad, suerte o por cuestiones del destino. Y mi entorno 1.0 ha sabido reconocer eso, y aquí estoy donde estoy, con el sueldo que tengo y haciendo con mi vida lo que quiero.

Como a muchos, me tocó guerrearla desde los 19 años en el mundo del periodismo, para demostrarle a todos mis colegas que no era una cara bonita más y que no necesitaba dárselo al subdirector o al político para poder ‘abrir noticiero’ y tener una larga vida en los medios. Las encuestas internas en RCN Radio indicaban -según el más optimista- que me echaban a los 15 días… Pero para sorpresa de todos, me quedé 3 años y medio, y me fui porque quise. El meollo del asunto es que llegué ‘palanqueada’ y con contrato laboral -no de prácticas- a trabajar en la redacción del noticiero, por encima de todas las practicantes que llevaban regalando su esfuerzo para algún día tener un contrato en la emisora. Seguro que la suerte de que mi papá conociera a Gossaín me puso en la redacción, pero fue mi esfuerzo constante el que me mantuvo.

Sin embargo, nadie en la redacción me hizo la vida imposible, ni me inventó polvos de esos que se tienen por favores o por noticias. Nadie atentó contra mi integridad. Digamos que a pesar de que podrían tener todos los motivos, NUNCA los carcomió la envidia.

Sigamos. He pasado varios trabajos en una vida laboral que acaba de completar 9 años sin cesar. Y solo una vez me tuve que enfrentar a una situación en la que me inventaron que yo era amante de mi jefe -que era una mujer en esa época y yo de gay poco-. El chisme fue inventado por una compañera de trabajo, en un intento desesperado por acabar con mi reputación y quedarse ella con mi cargo. Le salió el culo por la culata, y cómo más rápido cae un mentiroso que un cojo, ella quedó como un trapo y yo como una princesa.

Me han traicionado, como mi mejor amiga -llamada también Natalia- a quien alimenté y di posada en muchas oportunidades- quien luego de verme suspirar por un personaje, me lo gusanea, y se casa con él.

Afortunada… la cagada es que luego de casi 5 años, sigue hablando mal de mi, como si necesitara demostrar los motivos por los que se él casó con ella y no conmigo… Bueno, get a life… move on, que si hablamos de competencia, ella ya ganó, porque se quedó con el tipo… Pero que su baja autoestima no intente sentirse bien acabando conmigo. Es decir, next… sé feliz con tu marido y mi déjame tranquila.

Estos eventos hacen parte de una vida normal. Quizá me han pasado muchas cosas normales, que le sucedes a mujeres normales, dentro de una carrera de vida, algo exitosa. Pero desde que entré a TWT nunca, óigase bien, N U N C A había sufrido, vivido y testificado tales ataques de envidia colectiva- sí de esa envidia que mata y carcome-. Entonces digamos que LA experiencia que he tenido en las redes sociales, es haber conocido la envidia. Envidia de la mala, envidia del chisme, envidia que destruye.

Y claro, no es que uno deba sentirse mal por lo que dice una serie de personas que uno ni conoce. El punto no es si mi autoestima se ha disminuido en uno o dos puntos -obvio no- por cuenta de los comentarios mala leche… O si voy a dejar de subir fotos de mi vida, porque la manada de resentidos que abundan se van a delicar -obvio tampoco-. El punto, y es lo que me sorprende es cómo mi TL se ha ido convirtiendo en una sucesión de comentarios mala leche, muchos de esos que nunca se me ocurrirían.

Es decir, cuando uno creía que lo había visto todo viajando al chocó y viendo como los niños de la liga de canotaje de ese departamento, literamente se desmayan entrenando porque no tienen qué comer -y aun así siguen siendo deportistas, o cuando uno viaja al oriente antioqueño y ve como una madre a la que me masacaron sus hijos es capaz de perdonar a los victimarios, sentarse en la misma mesa e incluso compartir su comida, se sorprende de la poca capacidad que tienen muchos de los twitteros para no desearle el mal ajeno a alguien que declara ser feliz en su TL.

Desde que entré al mundo de las redes sociales he visto como la gente se levanta con el ánimo de joder al otro que quizá es un poco menos miserable. Cómo la gente cae bajo y se revuelca en la mierda de los otros y la desgracia ajena, para celebrarla, simplementa para no mirarse a sí mismo y quizá entender que su vida es algo más que una porquería.

Haber entrado en las redes sociales me está ayudando a entender -y esta era una lección pendiente- que la gente es buena hasta que se siente ‘amenazada’ y que NADIE -solo aquellos que te quieren- se va a alegrar por tus logros. También TWT me enseñó que efectivamente vale más malo conocido que bueno por conocer y el valor de expresiones como “ten una vida” o “move on”… Y que definitivamente me hizo dar cuenta que los valores se aprenden en casa y que la gente es más miserable de lo que aparenta.

Cuando entré a TWT, ese día conocí la real cara de la envidia