Mostrando entradas con la etiqueta ex. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ex. Mostrar todas las entradas

3 de agosto de 2016

Ya ganó

El motivo de la llamada era muy simple: poner en cintura a su novia. Claramente era muy bajo marcarle a ella y decirle "por favor madura y deja de andar inventando cuentos de mí y vetando a mis amigos de tus eventos empresariales. Déjame en paz. Ten una vida". Así que optó por la opción menos denigrante, pero más dolorosa. 

- Hola Felipe.
- Hola Catalina.
- ¿Cómo estás?
- Yo bien. Aquí saliendo del turno.

Se le espichó el corazón. En otra época sería ella la que lo esperara en la puerta del Noticiero para ir a cenar juntos, a cine o simplemente a la casa de alguno.  Pero no. Seguramente estaría ella, Catalina T. (porque claro, tenía que escoger a la que no sólo era su amiga, sino a la que tenía su mismo nombre y las mismas iniciales del apellido) esperándolo, reclamando lo que por derecho era de ella.

- Ah si claro, es que es tarde. 
- ¿Qué necesitas?
- Es algo muy simple. Pensé mucho antes de llamarte pero es que esta situación ya es insostenible...

Catalina y Catalina T. se volvieron mejores amigas por cuestiones laborales. Se comenzaron a cruzar por los pasillos del edificio oficial donde trabajaron y a fuerza de encuentros diarios terminaron almorzando, yendo de rumba, y confiándose sus secretos. A Felipe también lo había conocido por el trabajo. Eran periodistas ambos y de rueda de prensa en rueda de prensa comenzaron los coqueteos, los besos y las caricias. 


Catalina no sabe si fueron novios. Pero durante un año salieron, tiraron, tuvieron algo. Pero él nunca quiso ponerle nombre. Entonces eran, pero no eran. Se encontraron siempre en ese limbo entre lo real y lo irreal. Es ese estado en el que las mujeres suelen enloquecer pensando si cada acción del tipo implica amor, o no.

Pero ella se cansó. Se cansó de esperar más de lo que recibía. Se cansó de pensar que no era suficiente, se cansó de querer más. Y Catalina T., que eran en ese momento su mejor amiga, le echó carbón a la rabia. La frase menos ofensiva era que Felipe no la merecía. Y pues, en teoría, eso es lo que hacen las amigas, dar buenos consejos y cuidar la una de la otra.

- Es que necesito que hables con Catalina. Estoy cansada de los chismes, estoy cansada de los corrillos. Que lo supere en serio.
- Pero es que no entiendo... ¿De qué me hablas?
- Es muy simple, tu novia, tiene un delirio de quien sabe qué, o no confía en ti, pero es que no tiene sentido que cada vez que tu y yo nos cruzamos o que hablemos para algo de trabajo, me llegue un cuento, una amenaza o cosas peores.
- Eso no puede ser posible.
- Ay tu sabes que ella tiene sus problemas, pero no me corresponde a mi resaltarlos.
- Pero es que no me suena nada de lo que me dices.
- Claro que no te suena, porque claramente a ti no te ha dicho nada. ¿O sí?
- Bueno, la verdad me ha reclamado por hablar contigo...
- Pero ¿Cómo carajos no vamos a hablar, si tu eres periodista y yo la fuente? Esa niña como que se golpeó de chiquita en serio.
- Bueno, no seas así.

Catalina terminó con Felipe porque había comenzado a salir con alguien más, que si la quería de novia y le daba el lugar que ella deseaba. Pero en el fondo tenía la frustración de no haber conseguido eso con Felipe... Ni siquiera había dado el debate. "Para qué? Si él no lo ha planteado es porque no quiere," le decía a sus amigas Por más doloroso que fuera, pues era la verdad.

Pasaron un par de meses y la nueva relación de Catalina no había funcionado, Felipe la había comenzado a evitar y Catalina T. no le hablaba. De él no le parecía raro, al fin y al cabo es hombre, y pues con Catalina T. las cosas se habían puesto extrañas cuando se dio cuenta de que la mitad de hitos narrados dentro de la historia de su vida eran mentira. Es que es mitómana, reflexionó un día. Entonces la confrontó y todo se quebró. Vivir entre mentiras era un tema que a ella no le gustaba, más aún si la persona fingía tener más o ser de "mejor familia" de lo que era. Culísimo le pareció.

- Ok lo siento. Pero entiéndeme, que esto es cero profesional y tu sabes cómo soy yo con estas cosas. ¿Vas a hablar con ella? 

Luego del distanciamiento, la traición. Su teléfono sonó muy temprano ese domingo.

- ¿Tú por qué no viniste ayer a la fiesta?
- Porque me comí una pizza que me cayó al culo y no pude.. Intoxicada.
- No, no no... Te perdiste de la entrada triunfal de la Catalina T.
- Bueno pero eso no tiene nada novedoso, siempre le encanta llamar la atención. ¿Qué hizo ahora?
- Entró de la mano, hecha la muy novia con Felipe. Y así la presentó.

Un balde de agua fría la sacó de la cama. 

- Te moriste, ¿Cata?
- No, no. Aquí estoy. Menos mal no fui entonces. Me hubiera muerto.
- Ay. Tu deberías superar a ese man, en serio. Tu le diste toda la comodidad. Se la hubieras puesto un poco más difícil, seguro no estaríamos teniendo esta conversación.
- Si yo sé. Pero tu sabes, ese cuento fue así, y me quedó faltando un pedazo.
- Lo sé. Pero bueno, ya con esto salgo de todas las dudas.
- ¿De qué? 
- De lo perra de la Catalina T. y de lo estúpido de Felipe.

Las mujeres siempre se llenan de insultos cuando pierden.

En ese momento no supo qué le dolía más: que ella, que había sido su amiga no hubiera sido honesta; o que él la cambiara por ella. Entonces concluyó que la ruptura entre las dos no se dio por el tema de las mentiras, sino porque andaba metiéndose con Felipe; y seguro cada consejo para que lo dejara no fue honesto, sino buscando quedarse con él. Arpía. De él no esperaba nada, era un tipo. Ella era su amiga. Puñalada.

- Pero es que no sé qué quieres que le diga Cata.
- Pues pararla. Que madure, que lo supere. Está bien, yo fui primero que ella; pero ella ganó el juego. ¿O no se quedó contigo?
- Sí... pero...
- Entonces dile que me deje en paz. Que no arme cuentos, que no nos espíe cuando trabajamos y peor aún, que no excluya a mis amigos en los medios de sus eventos.
- Ella no hace eso.
- ¿Seguro?

Entonces comenzó la persecución, y los chismes eran plan de cada día, y llegaban todos los comentarios malos, de esos que plantan las nuevas novias cuando quieren dejar en ridículo a las 'ex'. "Tanto que saliste con él, para que nombrar novia a la otra..." Pero ella aprendió a hacer caso omiso de eso. Digamos que hacía de tripas corazón para no romper en llanto y sobrevivir a la jornada. Y siguió adelante.

Y no vamos a negar que Catalina pensaba en algunas ocasiones en que ellos terminaran, que les fuera bien mal. Tampoco vamos a negar que Felipe y ella se coqueteaban cuando se veían. Había tensión siempre entre ellos. Es que sobre todo el sexo era demasiado bueno, y pelear contra ese tipo de atracción es algo complejo.

- Bueno, ella tiene sus momentos.
- ¿Sus momentos? Creo que es más que eso. O hablas con ella o me va a tocar tomar medidas, porque tanta humillación ya no es tolerable.
- Pero cálmate.
- Cálmate nada. No entiendo por qué soy tan importante para ella. 

Catalina no entendía por qué la perseguía con cuentos y rumores; por qué intentaba desprestigiarla con todo el mundo. Es que este mundo de la política es muy chiquito y cualquier cosa hace mucho daño.

- Es que debe sentirse insegura.
- ¿De qué? ¿De mi? Si yo soy una hueva que no te pude confrontar, que no te pude decir que me enamoré, que no fui capaz de decirte que fuéramos novios y tuviéramos una relación. Y ella sabe todo eso. Ahora que no venga a decir que estoy haciendo algo para que vuelvas a estar conmigo. 
- ¿Qué es todo eso que dices?
- Así como lo oyes. 

Rompió en llanto.

- Yo solo quiero no volver a saber de ustedes. No quiero que nadie me vuelva a decir nada. No quiero que tengan nada que ver conmigo. Ya suficiente tengo con verlos cuando la recoges, cuando almuerzan, en redes sociales... Suficiente tengo con verte y que no estés conmigo.
- Pero yo no entiendo todo este drama. Si tú terminaste lo nuestro.
- Pues porque tu nunca propusiste nada más que sexo y pasarla en la casa... y si acaso cine.
- ¿Acaso tu querías más?
- Soy mujer, !Dios Santo! Claro que quería más.

Para ella Felipe fue su gran amor frustrado. Era evidente que algún día reventaría. Para Felipe ese momento era algo extraño como traído de un cuento que a él no le tocó vivir.

- Lo siento...
- Tranquilo, que ese es mi problema. Porque al final de la historia ella organizó todo para quedarse contigo. Para ganar. Al fin y al cabo ella se dejó de tomar las pastillas para quedar embarazada, aunque tu no querías. Al final, yo soy solo una "ex" y ella es tu novia oficial a la que hiciste abortar. Dile que se quede tranquila, que no solo te tiene a ti, sino que también tiene a tu conciencia.

Y al día siguiente se enteró que Catalina T. había renunciado. Que Felipe había pedido cambio de fuente para no verla. Y así fue como se dio cuenta que en una frase se puede pasar de víctima a bruja.


19 de septiembre de 2010

HAY COSAS PARA LAS QUE NO ESTAMOS

Pongamos un caso hipotético.


"Él de verdad me gusta", me dijo mi amiga con ese brillo en su mirada, con el que se prevé enamoramiento próximo. "Pero tiene un defecto". Yo pensé lo peor, pero no me imaginaba la dimensión. "Tiene una ex con la que duró 9 años". Hasta ahí todo normal.

Las ex reamente son una ladilla, pero con una buena técnica de conquista, se logran sacar de taquito y ya. El tema de fondo es que el personaje que le hacía brillar los ojos de mi amiga tenía una relación inconclusa con esa mal llamada ex. Osea, tuvieron una relación de nueve años (que eso a los veintitantos es mucho) y aun no se termina y él pretende salir con mi amiga porque, según él "ya le dije que no más".

Bueno, uno puede decir y ¿si la otra persona no se da por enterada? Eso es como no haber hecho nada.

Pongo esta situación hipotética porque me la imaginé al hacerme la pregunta sobre a qué estaría dispuesta o no al comenzar a salir con un tipo. Y en una situación como esta, llegué a un par de conclusiones.

Cuando uno de mujer se acerca, o llega, a los 30, no está para muchas cosas que podía tolerar a los 24. Por ejemplo el ser considerada "la Otra" por el círculo cercano del man. Es decir, la mamá, qu lleva viendo por 9 años a una misma mujer en la vida de su hijo y que, por supuesto la quiere de nuera, lo primero qeu va a decir es "y quien es la zunga con la que anda ahora?" Y limpiar esa imagen puede ser realmente complicado, y a los 30 a uno comienza a importarle la suegra y que por lo menos no te deteste de entrada.

Por otro lado, los amigos. Que luego de 9 años son comunes entre la mal llamada ex, y el personaje en cuestión. Entonces la nueva plantea "bueno, te puedo acompañar al cumpleaños de tu mejor amigo". Donde estarán las novias de los amigos, y las amigas arpías del man. Y cuál será la conversación cuando la nueva se de la espalda. "Ay no! Si Juancho cambió a Pepita por esta, si tiene huevo". Claramente todo será un tema de solidaridad.

Ahora, como la historia está inconclusa. El apartamento del personaje deberá estar lleno de cosas de ella. Entonces, qué mamera que te lleve al apartamento.

Entonces, ¿qué queda? Ser tratada como moza? No!! ni a bate! Definitivamente hay cosas para las que no estamos algunas mujeres!

Conclusión: dejar de salir con él, auque le guste mucho, porque de lo contrario... Él pondrá sus condiciones, y cambiarlas solo se dará, cuando él quiera y mi amiga -que en este caso es la nueva- no podrá hacer un solo reclamo al respecto. Y por supuesto, se tendrá que aguantar toda la crisis el drama de la finalización definitiva de esa relación de nueve años.

13 de mayo de 2010

QUE AHORA SÍ Y ANTES NO... TODO POR UNA TUSA

Veamos. A todos nos ha pasado que nos gusta alguien que anda tan entusado que no tiene ojos para nada más que para llorar el amor y el tiempo perdido. Bueno, yo no spy la excepción. Muchas veces -y este blog da cuenta de esto- comienzan a gustarme unos manes que están más despechados que volverlo a decir. No les voy a hacer el inventario, porque no me alcanzaría la vida -o el espacio- pero sí les voy a contar el último acontencimiento en este sentido.

Hace seis años y unos cuantos meses, me gustaba el amigo del ex novio de una amiga -que hoy ya no es amiga-. Era el prototipo perfecto de los manes que me gustaban en esa época: Gafas, camisas de cuadros o colores oscuros, flacos, pantalones clásicos. En fin, con pinta de ñoños (o nerds) como prefieran. Es psicólogo y bastante interesante. Y era por este punto que quería salir con él: conversaciones muy interesantes, densas y profundas.

Entonces le dije a mi amiga: "Me gusta este man. Hagamos algo". Mi amiga comenzó a indagar, a prreguntar, a hacerme el dos. Pero el personaje no soltaba ni media. Todo indicaba que no había interés. Yo hice mi mejor esfuerzo, pero por más insinuaciones que hacía, nada... no logramos absolutamente nada. El resultado: misión abortada. Mirar a otros horizones.

Sin embargo, manteníamos contacto regular por msn. Al tiempo, el personaje tenía una novia nueva y se declaraba completamente enamorada y feliz. Frustración. Definitivamente no le gustaba ni poquito, ni antes, ni en ese momento.

Pero como todo en la vida se regresa en el momento menos indicado, hace poco más de un mes, el personaje reaparece diciéndome que soy una delicia, que cuando nos vemos. mmmmm WTF???? No tenías novia? Sí la tengo, pero igual me pareces un partidazo. Pues querido, tu te lo perdiste y ya no hay vuelta atrás. Lo sé, asumo mi responsabilidad.

Ego arriba, aunque el tipo no me interesa. Sigue teniendo novia, y se declara enamorado, y me puso el rótulo de fantasma. Hoy me dice que se arrepiente de haber sido tan ciego hace cuatro años, por andar asustado, pensando en que no valía la pena meterse con alguien estando entusado. Sufría por amor y eso no le permitía verme como una posibilidad.

Hoy, quizá está arrepentido y no tengo interés en que me vea con ojos lujuriosos. Ya no me gustan con pinta de niños juiciosos, y no me metería con un man con novia. Los tiempos cambian, así como los gustos y las preferncias.

Hoy me siento honrada porque me digan que soy linda y gusto. Pero me río internamente porque esto me confirma que los seres humanos a veces somos tan huevones que nos perdemos de lo mejor que da la tierrita por andar pensando en quienes nos hacen sufrir.

Moraleja: no sufran tanto, abran los ojos, y quizá comienzan a pasarla más bueno, que pensando en lo que no fue. Lean bien los mensajes, las señales, y arriesguen. Que el que no arriesga no gana. Y luego andn arrepentidos, como mi amigo, pensando de vez en cuando y de cuando en vez en qué hubiera pasado si....

28 de abril de 2010

CADA QUIEN QUE CARGUE CON SUS PROPIAS CULPAS

Esta semana, entre mis tantas obligaciones,estaa chateando con una amiga que me pregunta: "¿Te ha pasado que un ex te echa la culpa de su desgracia actual?" Rebobiné la película, y no solo me ha pasado a mí, sino a varias de mis amigas, y conozco hombres que tienen esa costumbre.

Uno de mis ex novios -qué condición tan jarta esa-, que no voy a numerar ni calificar para no herir suceptibilidades, me dijo como 6 meses despuésde haber terminado nuestra relación, lo siguiente:
"Naty, hasta ahora no he podido olvidarte -válido-. lo peor es que las comparo a todas contigo -me idealizó- y no encuentro a ninguna que te supere -exagerado-. Por eso he optado por usarlas a todas, y pasé de ser un man de dos mujeres en sus 26 años de vida, a literalmente, comérmelas a todas"

Ahhh ahora él se volvió un hijueputa, usador de mujeres por mi culpa. Linda gracia. Y lo peor es que yo en esa época era un ser humano horrible, que por inmadurez o capricho solo se quería a sí misma pretendía que este pobre hombre hiciera todo lo que yo quería y en efecto lo hacía. ¿Cómo me pudo idealizar? Amar a alguien que no estaba dispuesto a amar? No lo entiendo.

A una amiga, el ex la llama con el discurso de "desde que me terminaste no he podido tener una vida feliz. Me jodiste, me usaste y me botaste". A ver, supéralo, move on y hazte una vida...Remar en el lodo no es nada beneficioso.

Y conozco un par de personajes masculinos que aseguran que "por culpa de las mujeres soy un hp. No quiero nada de las mujeres, porque ellas no supieron quererme". Si los cambiaron por otro, por algo será... Quizá las cosas no funcionaban y sale. No piensen en Maquiavelo en cuanto a mujeres se refiere. Es decir no andamos actuando con maldad.

Bueno víctimas de las circunstancias, pobres de ustedes maltratados por las mujeres, quiero decirles que NO ES CULPA DE LAS MUJERES QUE USTEDES SEAN UNOS HPS. A ver me explico. Si las nenas los usaron, los maltrataron, los echaron, los acabaron, los cambiaron por otros, les quitaron su libertad para luego dejarlos sin nada, el resto del género no debe pagar por eso. La venganza debe ser personal, no contra el resto. Decir que por culpa de una mujer son lo que son, es la excusa más ridícula para no asumir una posición de vida. Sea varón, ponga la cara y asuma "Soy un perro porque me encanta comérmelas a todas sin tener que prometerles nada, ni comprometerme a nada", pero dígalo de frente que de seguro alguna que otra nena le seguirá el juego, porque a algunas de nosotras también les gusta comer a la carta sin ataduras.

Por otro lado, si la nena los usó, los dejó sin nada, los maltrató y abusó de sus sentimientos, es porque ustedes los permitieron. Las personas hacen año cuando las otras personas lo permiten, no es más. Y sí, que le aranquen a uno el alma duele demasiado, pero no hay que quedarse con el dedo entre la herida, culpando al 52% de la población mundial por eso.

Lo más chistoso de todo es que este papel de víctima de as circunstacias solo se lo he oído a tipos, o de tipos. No conozco la primera mujer -y el que conozca una que me lo cuente o me la presente- que diga que por culpa de un hombre es perra, o que por culpa de un hombre su vida actual es un desastre. He sufrido tusas, he lidiado tusas de todas mis amigas, y sí chillamos, renegamos, nos emborrachamos, nos echamos a morir, pero con las mismas nos levantamos, miramos al frente y seguimos caminando. No le hacemos reclamos al ex de cómo nos jodieron la vida. Las mujeres asumimos nuestras posicionesde vida como propias, aprendemos las lecciones y aplicamos

Entonces, señor, si usted es un malparido con las viejas, un perro que se come todo lo que se contonee, es porque usted así lo definió y no porque otros lo decidieron por usted.

12 de marzo de 2010

MUERTE A LAS EX (Las Intensas)

Había querido abstenerme de publicar mis ideas sobre este tema, pero me tocó. Y hago de nuevo la claridad. Sí, también he sido Ex de muchos hombres, pero NUNCA he sido una ex demente, intensa, amargada, chinche, pegajosa, jodida, latosa, que persigue, busca, insulta…

En fin, yo soy una Ex chévere, de esas que se hacen amiga de los manes, conocen a las nuevas novias y les sonríen e incluso se alegran de que se casen. Nunca llamo a reclamar por qué sale con alguien que no soy yo, ni mucho menos a rayarle el coco con comparaciones idiotas.

Claro, que como yo hay muchas. Pero DARÍA MI REINO PORQUE TODAS FUERAN ASÍ. Pobres de mis amigos que sufren con estas nenas que no saben lo que es Move On…

¿Pero por qué definí echarme esta diatriba en contra de las Ex? Porque me llama alguien a quien quiere mucho, aterrado a preguntarme “¿Por qué las mujeres son así??”, obvio yo no le puedo dar una respuesta, porque no la tengo!! Le dije que me contara qué había pasado y me dice lo siguiente:

- Si vieras Naty que yo terminé con mi novia con la que duré como 5 años. Tu sabes, ¿cierto? Bueno resulta que la nena como que me chuzó el celular!!!

- ¿Cóoomooooooo??? (En cuestiones de tecnología todas esas cosas son posibles. Solo hay que tener contactos).

- Sí, así como lo oyes. Vieja Loca.

- ¿Cómo te diste cuenta?

- Pues es que la nena comenzó a llamar a todas las personas que me llamaban, inmediatamente después de que yo colgaba. Se aparecía en los sitios donde yo había tenido plan a ver si efectivamente yo había ido… Y hasta comenzó a insultar a mis amigos.

- NOOOOOOOOOOOOOOO

- Claro, todo el mundo comenzó a llamarme a contarme lo que esta nena hacía. Imagínate mi susto, mi paranoia. Fui a Tigo, cambié el chip y el teléfono, y evito salir a lugares donde pueda encontrármela.

Hablamos otro rato de tema. La nena le había regalado el celular, así que el teléfono y la línea estaban a nombre de ella, y creo que es posible hacer que las llamadas reboten o informen sobre las llamadas entrantes!! En fin, hay hackers para todo.

Suerte y muerte a la nena. Que se haga una vida, que deje a mi amigo tranquilo y busque oficio!!!
Y les advierto, el día que yo haga algo así o similares, POR FAVOR bótenme de un puente. Primero muerta, que Ex intensa!!!!!!!!!

LOS FANTASMAS DE LAS EX

Creo que muchas mujeres compartirán este sentimiento. Las ex intensas son una ladilla. Sí. Pero también lo es cuando los hombres no las han superado. A ver mi punto. MUERTE A LAS EX, literal (a ellas como sujetos) y metafóricamente (en la vida, muerte y corazón de los hombres que conocemos).

Ahora me dirán: “Ay, pero tú también eres ex de varios” Y mi respuesta es SI, pero este post no se trata de esas ellas que no logran hacer más que amargar la existencia, porque no superan que se acabó su relación. Digamos que sobre eso ya casi todo está dicho y hay muchos puntos de acuerdo. Esto se trata de cómo cuando los hombres no superan, las cosas están destinadas al fracaso..
Voy a exponer mis argumentos con una historia.

Enjoy.
 
***
Hace muchos años –menos mal ya no llevo la cuenta- me reencontré con un personaje, cuyo nombre comienza con S, pero que llamaré Antonio para evitar líos. Él me había gustado durante muchos semestres de carrera. Y casualmente me lo crucé un día por la calle. Casi me muero, siempre me pareció una delicia. Me dijo que acababa de llegar de un viaje en Europa, que almorzáramos. Dos días después estábamos almorzando en el Centro. Hablamos de todo un poco y yo estaba demasiado feliz. Es que eso de que lo invite a uno el amor platónico de la universidad, no se ve todos los días. Su acento paisa me mataba!!!

Ya en el postre, me contó su desastre. “Yo vivía con mi novia y hace seis meses se fue a vivir a Australia y me dejó”. Plop. Ojo vidrioso y todo. Fuerte la historia. Me contó una serie de detalles, con lo que entendí que aún le dolía.

En fin a los ocho días cumplía. Corría Julio de ese año que no recuerdo. Y como yo soy toda una chicha chévere ese lunes me arreglé, fui por vino y le compré un libro de Edgar Allan Poe. Lo llamé a felicitarlo. Me dijo que estaba solo en su apartamento. Me fui para allá. Bailamos salsa, hablamos, tomamos vino, jugamos, nos besamos y terminamos tirando. En la cama donde aun reposaba la memoria de la Ex.

Fue un buen polvo técnicamente hablando. Antonio tira como toca violín. Pero, no hubo conexión. Salí de esa casa a las cinco de la mañana. Llegué a la mía, me arregle y salí a trabajar. Desaparecí ese día. Yo no estaba dispuesto a rescatarlo de ese desastre de tusa.

Un año pasó. Me lo topé de nuevo en el mismo sitio donde hacía un año nos habíamos reencontrado. Esta vez tenía la cabeza rapada, el pelo largo ya no existía. Intentamos desatrasarnos de nuestro último año en cinco minutos pero fue imposible. Así cuadramos el siguiente café.

Me enteré que se había mudado de casa (paso fundamental para superar a la Ex) y comenzamos a tener algo. Un algo plagado de buenos ratos, risas, sexo y cero compromiso. Seis meses duró el asunto. Hasta que una noche se fue la luz en su apartamento y comenzó a tocar violín desnudo entre las sombras. Ese día supe que me podía enamorar y desaparecí.

Otro año pasó y en la fiesta de cumpleaños de Antonio, conocí a alguien que sería mi novio por cinco meses. Su nombre también comenzaba con S.

4 de octubre de 2009

ME DA VUELTAS LA CABEZA

Amanecí hoy con varias preguntas en mi cabeza y, sinceramente, no tengo ganas de teorizar mucho sobre ellas. Así que espero que alguno de ustedes salga al rescate y me ayude a responderlas, sin cobrarme consulta.

Hace un par de noches, una amiga me llama entre desesperada y triste a preguntarme:

- Me encanta X. Pero hace casi 4 meses terminó con la ex, y creo que sigue entusado.
- ¿Ya le preguntaste?
- Noooo!!!!!!!!!!! (léase el alarido que me gané) Qué quieres que se espante?
- Creo que deberían hablarlo
- Pero llevamos saliendo menos de 2 meses. No creo que sea conveniente

En situaciones normales, le hubiera dicho "Creo que lo que tienes que hacer es salir corriendo, y no mamarte la tusa del man" Pero con esa amiga ese tipo de consejos no aplican. Esa no sale corriendo, simplemente se deja estrellar contra el piso. Entonces esa es la primera pregunta: ES POSIBLE SALIR CON UN MAN QUE ESTÉ ENTUSADO, HACER QUE LO SUPERE Y LLEGUE A MORIRSE POR TI?

Yo sigo siendo partidaria de salir corriendo. Pero evidentemente hay situaciones en las que no se puede. Lo que me lleva a segunda pregunta de hoy. CÓMO HACER PARA QUE EL CORAZÓN SIGA A LA CABEZA, Y LAS ACCIONES SEAN COHERENTES CON LA RAZÓN Y NO CON EL DESEO?

Claramente cuando uno sigue la razón, no se arriesga. Pero cuando uno solo sigue el corazón, la caga. Eso de seguir los impulsos es mal consejero. Porque muchas  veces la contraparte masculina no los entiende.

Tercera cuestión. Yo solo he conocido tres tipos de situaciones con hombres que quieren ser mis amigos, los que solo quieren tirar conmigo, y los que al día uno mueren por mi e incluso se irían a vivir conmigo a la semana de conocerme.

Claramente jugar a ser amantes, es simple: Solo esperas sexo y hasta depronto una buena charla aftersex. No se espera compresión dulzura, ni cine.

Ser novios desde el día uno, solo tiene el inconveniente de que te quieren presentar a la suegra, y te toca ir a cenas familiares. De resto, tienes todos los derechos, incluso al berrinche.

Pero eso de salir con alguien sin que muera por mi, o solo quiera comerme, no es mi fuerte. "Salgamos a ver qué pasa". Ajá.. eso con qué se come? No tengo ni idea. Alguna respuesta para salir invicta?

Y finalmente, es posible convertir a un mal besador, en uno bueno???