Mostrando entradas con la etiqueta recuerdos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta recuerdos. Mostrar todas las entradas

14 de octubre de 2011

Mañas adolescentes


Cuando yo era una pre-adolescente era una enamorada empedernida. Me 'enamoraba' todas las semanas de un chico diferente. Pero como yo era mucho menor que el resto, era como la hermanita boba de todos. En la época de mis 13, 14 o 15 años ninguno querría salir conmigo por esa razón.

Escuchando canciones que me regresan a esa época, recordé que cuando me gustaba un chico me le pegaba a mi papá para ir a comprar música y escogía cds del grupo favorito de mi 'amor' de turno. En ese sentido compré música de los Boys II men o de Lenny Kravitz. También no era sorprendente encontrarme  cantando

Informer... You know say Daddy Snow me, I'm gonna blameA licky boom-boom down'Tective man says Daddy Snow stabbed someone down the laneA licky boom-boom down

Obvio en una pronunciación que a duras penas yo sabía que era lo que estaba diciendo.
Pero claro, a él le gustaba, yo tenía que sabérmela.

No recuerdo hasta qué edad me duró la maña. Pero me alegra saber que si bien es posible que los demás me presenten música o canciones que me gustan, no volví a cambiar mis gustos musicales por un tipo.

Recuerdo que a mis 15, me gustaba Vladimir, un vecino cualquiera al que jugando a la botella, o al escondite americano -no recuerdo bien-, me tocó darle un beso. Normal en esa época. Su canción favorita era Head over Feet, cosa que lo hacía más perfecto aun porque era una canción de mi cantante favorita. (Y es que nosotras las mujeres a los 15 nos agarramos de cualquier cosa para 'enamorarnos'). Todo el día escuchaba la canción y soñaba con el chico, quien, claramente no me daba ni la hora.

Pasó como un año o algo así y el hermano de Vladimir, Miguel, me dice "es que Naty, Vladimir siempre me dijo que tu no sabías besar". Así como cuando te echan un balde de agua fría me sentí. "¡¡¡¡Que oso!!!!" Segundo siguiente: "Si quieres yo te puedo enseñar".

Y bueno, par clases y el nacimiento de una gran amistad que duró muchos años.




12 de diciembre de 2010

Y LES PRESENTO A MI ABUELITA

Hace un tiempo, escribí en un post cuánto quiero a mi abuelita... Pero se me olvidó mostrarles a mi abue.

Ella se llama Ruth, tuvo seis hijos más uno de crianza.  Es la mamá de mi papá, quien es su hijo mayor. No sé la edad, aunque creo que se acerca o hace poco pasó los 70.

Aun baila y le gusta el ron con coca cola. Cocina delicioso, hace tortas de muerte lenta y muere por sus nietos y bis nietos (aunque creo que muere más de amor por mi abuelo -el infiel-).

Así que les presento a 'La Abuelita Ruth' como les decimos todos en la familia.

Mi abuelita posando el 31 de diciembre de 2009. Muchas Veces se viste de Colores

Entre mi abuela y mi Papá!! Lindos Todos

Con mi Abuela y 'Marenco', alias el abuelo

25 de abril de 2010

CARTA DE AMOR SIN DESTINATARIO

Hace poco, escucaldo cosas, encontré algo que había olvidado que existía.: Una Carta de Amor. Está fechada el 17 de Septiembre de 1998, hace casi 12 años. Tenía 17 año y cursaba 11 grado en el Colegio y para la época no tenía no había tenido novio, ni me había enamorado de verdad. Todo cursaba entre amores platónicos y amigos in intensiones, por eso, sería normal que mi primera carta de amor no tuviera destinatario.

La escribí para un concurso de cartas de amor que se realizaba en el cole para el mes del amor y la amistad, pero me dio pena entregarla, porque me pareció muy cursi. Ahora, me parece que tiene buenos elementos con los que todos nos identificamos. Lo que en ese momento era pura ficción para mí, puede ser real para muchos. Aunque algunas partes carecen de sentido. Hoy me pregunto ¿qué estaba pensando?

Escrita a mano, como debe ser... Esta es la carta






 PARA TÍ, MI AMOR:

Apenas llegué a la casa me encontré con tus dos cartas. Las abrí bastante nerviosa y empecé a recorrer los hilos de tu soledad, de tu tristeza y pensé que no estaba sola. Que yo te amo como tu me amas, y que si, depronto, entre nosotros encontramos una pared es para más tarde amarnos con más fuerza y tenacidad. A medida que leía tus cartas, en el estómago se me hacía un vacío y el techo se hacía tan liviano que creía imposibl sostener mi cuerpo sobre la silla en la que me encontraba recostada.

Leí solo una parte de la primera, porque el llanto y la desesperación me abrazaban. Tomé una gaseosa y decidí retornar a tus palabras frescas que, para mí, representaban un amor que aunque con muchos tropiezos no se hunde ante todo lo que nos circunda. Leí rápidamete todo. Te amé mucho. Te besé extensamente, haciendo de ti un respiro hondo que junto con las lces y relámpagos de esta tempestad, arruina mi alma y me derrama sobre tí.

Terminé y salí caminando hacia mi cuarto. Ya casi era de noche y, como una sonámbula escribí en el Computador tres  palabras, que en este momento representan la síntesis de mi vida:

TE QUIERO MUCHÍSIMO

Llegó la noche y yo sigo aquí sin hacer otra cosa que pensar en tí.

Si tan solo te tuviera....
... Si tan solo me tuvieras...                                                                                            

Miro por un instante a través de mi ventana y qué veo? Veo tu rostro reflejado en la luna, la inestable luna, pero que por eso no deja de ser tan hermosa. Oh Luna! Si tan solo ella pudiera traerte a mi.

Hoy soñe contigo, como usulmente lo hago. Estábamos en la playa. Caminábamos solos, tomados de la mano por la orilla del mar.Te miré a los ojos y en ellos vi amor, pero tu al mirarme en los mios leiste: TE ADORO

Las distancias. ¿Qué son las distancias? Puede que lo sean todo, pero a la vez son nada, si se encuentran con un amor tan inmensoy real como el nuestro, quen es capaz de sobrepasar cualquier obstáculo, por grande que sea, como es la distancia que nos separa.

Quisiera que estuvieras aquí, aquí a mi lado. Deseo poder besarte, poder abrazarte, poder tocarte, poder acariciarte o tan solo poder mirarte, porque yo soy dichosa con solo escucharte respirar, si estuvieras aquí, cerca a mi.

¿Por qué me trata asi la vida?
¿Por qué cuando te encuentro, te vas?
¿Por qué mi gran amor se encuentra tan lejos?

Ahora me vuelvo hacia la luna, la indomable luna, que me desprecia, que me envidia, porque yo te tengo, y ella no tiene a nada ni a nadie. Ella quiere tu amor, pero no se da cuenta que es mío, solo mío, por siempre mío.

Te extrañ demasiado. Exraño tu mirada, tus caricias, tus besos, tu risa... En fin, tu todo. No sé qué hacer. Me desespero, me ahogo en este callejón en el que me encierra tu ausencia.

Sigo aquí sentada, pero mi mente está allá contigo, acompañándote en todos tus momentos, n tu soledad, en tu tristeza y en tus alegría, así como yo siento tu presencia durante todos los intantes en todo mi ser.

Me despido con el corazón en la mano.
Siempre Tuya,

                    NATALIA

1 de febrero de 2010

IMÁGENES Y PALABRAS

Ciertamente la familia es el pilar de todo. Mi papá y mi mamá me mandaron por estos días una serie de fotos de cuando éramos chiquitos y ellos eran más jóvenes. Y me acordé que tenían en otro lado algo que mi papá escribió cuando yo era un bebé (el talento se hereda, no se hurta). Algunos ya lo han leído, pero creo que vale la pena la relectura.
***

NATALIA


Se quedaba mirándome, con una fijeza tierna, mientras su mano apretaba mi dedo índice. Sonreía sin malicia. No sabía qué hacer en esos momentos. Solo se me ocurría cantar como un tonto aquella vieja canción de Los Beatles… let it be…let it be…Déjalo ser, déjalo ser, y la recomponía casi que a voz en cuello, agregando " dime...solamente dime..." etc.




Ella se quedaba quieta, acurrucada contra mis brazos, yo no cabía en el pellejo e la dicha. Su corazón palpitaba más acelerado que el mío y solo me atrevía a pesarle tímidamente la mano por la cabeza, sintiendo su bello suave escaparse entre mis dedos.

Cerraba los ojos, mientras su calor me daba fuerzas para batallar todos los días contra la neurosis que nos cercaba en forma impune y con saña. Era un estado especial de ensueño al que era lanzado todos los días, desde muy temprano, casi desde las 5 de la mañana. Algunas veces dormido la atendía o hacía una caricia ciega, cargada de toda esa ansiedad que nos otorga el subconsciente.

A veces la tomaba por los pies y se los moldeaba, era maravilloso.... Así, uno a uno fueron sumándose nuestros descubrimientos y el llanto más de una vez se instaló a nuestro lado, sin darnos tregua y regalándonos esa rabia tan necesaria para alcanzar los estados primarios del homicidio.

Ahora que recuerdo todo esto, desde esta celda fría y húmeda descubro que solo había un momento en que se generaba un molesto placer: cuando Ulrica me la quitaba y se la pegaba en la teta".

***

ACLARACIÓN: Ulrica es mi mamá... El verdadero y único, aunque a veces enfermizo (de parte y parte), amor de mi Papá

3 de enero de 2010

SOBRE MIS ORÍGENES... Algo Reciclado

Algunos de ustedes quizá, ya leyeron este escrito en mi facebook. Le hice unas modificaciones, y aquí va de nuevo. Lo retomo porque luego de este escrito, decidí abrir este blog!!
***
Como la curiosidad es normal en los humanos -y en los animales, sino que lo diga el gato- hoy voy a escribir sobre una duda que siempre me ha rondado y que apenas estoy comenzando a resolver.

Mi apelllido es Marenco si eme-a-ere-e-ene-ce-o.... Marenco... No sé por qué a la gente le parece tan complicado.... Toca deletrear, tener paciencia, evitar el tono cojteño, para que la operadora, secretaria, encargada del call center o el personaje que te acaban de presentar entienda que no eres Moreno, Merenco, Merengo, Marín... o hasta como Merengue estuve inscrita una vez en un foro.

Independientemente de mis dificultades para comunicar mi apellido (que me gusta creer que no se debe a mi hablado entre costeño y cachaco), la pregunta fundamental es ¿de dónde putas viene el Marenco? En lo cercano, mis Marencos, son naturales de un municipio llamado Campo de la Cruz, Atlántico. No se los puedo describir porque nunca he ido... Pero hubo 5 alcaldes apellido Marenco en el municipio.

Hey Papi... nunca nos has llevado!!! Bueno, creo que nunca he intentado ir... pero puede ser un plan para las próximas vacaciones... a ver si allá puedo terminar de entender esta duda. (Por su los mata la curiosidad, está en google maps o en 
la página oficial del municipio 


Hasta allí, bueno, normal... como en muchas familias mis abuelos emigraron a la capital para probar suerte. Allí tuvieron 6 hijos más uno de crianza (luego les cuento esa historia). Del hijo mayor, Gilberto, como su padre, nací yo... y mis hermanos por supuesto (perdón, el burro por delante). Así no tiene nada de importante o interesante la historia. Pero bueno, solo conozco a mia abuelos, y a mis tíos, lo que hace bastante reducido el espectro familiar. Conocí a tres primos de mi Papá de Valledupar... y fin... Siempre nos hemos rehúsado a creer que solo somos tan poquitos:

Dos Abuelos, 7 tíos, 16 nietos, y 2 bisnietos... más los 3 primos y su padre en Valledupar...
En ese momento uno recurre al infalible directorio telefónico residencial de Barranquilla y se encuentra con que ohhhhh solo hay 88 y de esos 10 son mis familiares... Entonces por ese lado no se va a solucionar mucho... los restantes deben ser primos lejanos...

Entonces el segundo recurso, buscar en páginas de significados de nombres y apellidos. Emocionada escribo marenco y la respuesta, lo sentimos no encontramos coincidencia con los términos de búsqueda. Eso tiene cosas buenas y malas. Las buenas, no tengo un apellido común, la mala... se me complicó la solución de la duda.

Segunda posibilidad "googlear"... Si no está en google no existe, pienso mientras van apareciendo resultados... Los primeros no muy alentadores: Mauricio Marenco escribe en un foro "Mucha gente cree que nuestro apellido viene de Italia, he escuchado incluso que viene de España!!!, pero sin embargo, es una variacion del nombre de la ciudad de Marengo en Italia.
Tengo incluso una foto de una placa de una calle en Italia llamada "Marenco"

Bueno puede ser.. Italia... Yo he escuchado que viene de Rusia Marencov, que hasta podría ser descendiente de Anastasia, o Rasputín ya ni me acuerdo... o del sur de España, o de Italia... Solo sé que me han contactado por internet unas personas d centro américa... pero ellos mantienen la misma duda que yo.

Segundo resultado... Eleodoro Marenco... mmmm hay un Marenco famoso. Argentino. Un dibujante nacido en 1914 y que plasma en sus obras la vida del campesino argentino. (A mi no me tocó el lado artístico de los Marencos).

Toca ser más riguroso en la búsqueda. Introduzco marenco + apellido + significado

Aparece una página maravillosa "Origen del apellido Marenco"

Y dice:

"El apellido Marenco (también escrito Marengo) es de Liguria en Italia--la provincia alrededor de Génova. El nombre es ahora bastante común en Italia, especialmente en la parte norte del país. Algunas veces el nombre esta escrito en forma plural el cual es Marenchi o Marenghi. Los diccionarios de especialistas dicen que el significado literal del nombre fue "el camino que lleva al mar". El apellido es muy común en la región del Piamonte y se origina del pueblo de Marengo, que queda cerca de la ciudad de Alesandria. El pueblo es muy famoso por la batalla, ganada por Napoleón Bonaparte contra el ejército austriaco cerca del año 1800.

Hay una familia noble en Italia llamada Marenco. Ellos tuvieron el título de "condes." Hay cuatro ramas:

(1) Marenco di Fossano, establecida últimamente en Turin
(2) Marenco di Moriondo que vive en Bra, pero últimamente también en Turin.
(3) Marenco di Savigliano y Dogliani (ahora extinguidas)
(4) Marenco di Mondovi. Esta rama vino a Francia en 1452 y ahora se llama Marenches. El Conde Alexandre de Marenches, quien murió hace unos pocos años, fue el jefe del servicio secreto francés.

Estos nobles eran originalmente de la zona de Piamonte de Italia la cual fue parte del Reino de Savoya. Naturalmente, la mayoría de la gente apellidada Marenco o Marengo no tiene derecho a ningún título de nobleza o aristocracia. En particular, los inmigrantes italianos durante el siglo XIX y principios del siglo XX eran ciertamente muy pobres".

Hasta ahí en google. Por lo menos logré descartar que vengo de unos Rusos, o de unos españoletes. Ahora... Cómo y por qué llegaron a América??? Es más.. cómo terminaron en Campo de la Cruz? ni idea... ya iré descubriendo.

Pero como "googlear" se vuelve una goma, decidí entrar y escribir "Natalia Marenco" Solo dos... una costarricense y yo... Bueno, aunque el nombre se repite por doquier no hay tantas Natalias Marenco en el Mundo...

Así podría seguir buscando cuantas Danielas Marenco (hay una oncóloga y una psicoanalista) o Sebastián Marenco (hay hasta en sudáfrica) o Gilberto Marenco (el único es mi papá)... pero el siguiente paso debe ser entender cómo terminamos aquí




22 de diciembre de 2009

DE CÓMO ARRUINÉ LA NAVIDAD A MI HERMANITA

Cuando era peque era la más dedicada. Escribía cartas al niño Dios llenas de colores, escarcha, y de cuanta cosa. No creo que ME quedaran muy bonitas, porque no soy muy buena en eso de dibujar, pero la ilusión de saber que EL niño Dios leería mi carta, me inspiraba.

Siempre pedía lo mismo: que si la barbie, que si el pony, que si la muñeca, bla bla bla. Y todo llegaba. Con mi hermana logramos juntar 23 barbies, 2 novios de la barbie, los carros, los juegos de sala, más de una veintena de vestidos con sus respectivos zapatos. Con  mi hermana éramos felices! La verdad, no había nada mejor que destapar los regalos a las 6:00 am y descubrir que era precisamente lo que querías. Eso probaba que, a pesar de las maldades y mentiritas, había sido una buena niña y me merecía los regalos.

No recuerdo el año en que descubrí quién es en realidad el supuesto niño Dios, que cumplía mis deseos. Solo sé que esa vez, además de las muñecas, pedí un reloj Casio aguamarina. Bueno el tema fue que una tarde, iba a buscar el balón para salir a jugar con mis amigos, y estaba puesto en la cima de un arrume de algo cubierto con una tela. No vi nada sospechoso, pero a pesar de ser una niña más alta que el promedio, me tocó hacer un esfuerzo para alcanzar la pelota. Al agarrarla, se vino la tela y quedaron al descubierto las cajas de regalos de mi hermana y mi hermanito. Casi muero. Un frío recorrió mi cuerpo. Como pude volví a tapar todo, y me hice la loca.

Supongo que mi mamá se dio cuenta porque cuando regresé a la parte de atrás del apartamento a seeguir chismoseando, los regalos no estaban. Con mi determinación a los 12 años que tenía, busqué con disimulo por toda la casa para encontrar el tesoro. El hallazgo fue en la parte superior de mi closet, detrás de muchos otros juguetes. No sabía qué sentir. Era cierto, el niño Dios no existía, todo era obra de mis papás... Supongo que fue por envidia, por rabia o quién sabe qué, llame a mi hermanita, que tenía en ese entonces 9 años, y le saqué los juguetes y le dije: "Mira!!! El niño Dios son los papás!". Con la boca abierta la pobre Dany me dijo: "NO!! Esos regalos son para los primos" No intent´s disuadirla. Al fin y al cabo, el 25 a las 6:00 am, me daría la razón.

El 25 de diciembre no sé si hablé con Dany del tema, pero sí le dije a mi mamá lo que había descubierto y de cómo había dañado la ilusión de mi hermanita. Ella se puso muy brava, me vació y entendí que había hecho mal. En ese momento me sentí compungida. La mamá habló con mi hermana y se la comió a cuento de nuevo. "Dany, los regalos si los trae el niño Dios, pero pasa días antes a las casas de los niños para que se los guarden porque no alcanza en una noche a entregarlos todos". El brillo regresó a sus ojos. Se paró de un brinco a jugar conmigo.

Así fue como mi hermanita en menos de 4 días perdió y recobróla inocencia.

10 de diciembre de 2009

DEL DÍA QUE REGALÉ MI TANGA

Como muchos, tengo deseos reprimidos. Cuento esta historia de una alguien, que me la regaló, porque sabe muy bien que me gustaría que me pasara lo mismo. La narro tal como la autora, entre vodkas, me la contó.
Tiene un toque personal, quizá algo de hipérbole, pero fue real.

***

Era un viernes de un año, no me acuerdo cual. Era la fiesta de mi mejor amiga. De esas fiestas en que terminan con muchos entrepiernados, otros encuentados y la mayoría enlagunada.Yo salía con un man hacía más de tres meses. Me encantaba, como ninguno otro me había gustado. Tenía algo. Me perturbaba. Pero era eso, "el chico", porque aun  no teníamos nada a pesar de las jornadas de muchas cosas entre nosotros. Yo estaba cómoda así, no pedía más.

Ese día de rumba, lo invité. Dijo que sí. Llegó con la camisa que tanto me gustaba. Detalles que enamoran. Vodka... cigarrillo... charlas... hasta que llegó el baile.

Yo, muy a propósito (porque si hay una cosa que sé hacer es provocar) me puse una tanga diminuta y medias de ligueros, vestido bastante ligero, con lo que era fácil sentir todo. No recuerdo la primera canción. Pero me abrazó y yo casi me muero -como siempre, tenía ese efecto en mi-.

Transcurrieron dos canciones más y bajó la mano hasta donde terminaba la espalda, jaló el cauchito y lo soltó. "¿Qué es esto?" "Diminuta, ¿no?" "¿Por qué?" (Contexto: siempre preguntaba por qué, es inevitable, y hay que responderle) "Todo esta noche tiene un propósito. y muy bueno por demás". Me acerqué y lo besé. Me besó de vuelta.

Él era uno de esos personajes que solo me besaba o me tocaba en público cuando había alcohol de por medio. A mi no me molestaba. Pero ese día había algo distinto. Tenía negras intenciones, tan negras como las mias. No habíamos dicho mucho, pero no nos íbamos a quedar con las ganas. Ese era mi propósito.

Trago, música, charla, fotos. Nos sentamos. Él en el sofá, yo en una banquita en frente. Una de mis piernas quedó exactamente entre las suyas. De repente, como quien no quiere la cosa, su mano en mi muslo, despacio, puso su dedo sobr mi tanga. Y mi amiga al lado de él.  Era una mezcla entre pavor y gusto. Él si que sabia cómo tocarme. Y ahí comenzó todo.

Me mojé.

Menos mal las tías de mi amiga me sacaron a bailar. Simple. Me fui con ellas, bastante acalorada. Pero la cumpleañera, como estaba toda alegrona y emocionada porque por fin me veía llevar a un alguien a su fiesta, fue por él y lo llevó a la pista. Reggae sonaba. Bastante apropiado. Le di la espalda bailando. Le pegué mi culo contra su pantalón. Me moví en círculos y el no tuvo problema en poner sus dos manos en mis piernas. Le di la cara. Enrrollé mis brazos en su cuello, él me agarró por la cintura. Mi cuerpo contra el suyo. Me ericé. Nos besamos. Nos mordimos. Bailamos. Mientras el resto de la fiesta, ebria, gritaba Go Pato. Every Body is telling me too...!!!

No me pregunten cómo podía caminar. Nos sentamos en el sofá al lado de una pareja de amigos. Mi corazón a mil, seguía mojada y con muchas ganas. "Y ustedes, ¿qué?" Pregunta mi querida amiga imprudente. "Nada. Salimos" "¿Hace cuánto?" Y yo que la mataba (este era un tema sensible entre nosotros) "Algo más de tres meses" Me apresuré a decir. "Pero no tenemos nada". Me tuve que levantar. Y por suerte sonó una canción de esas que se pegan y todos bailan que todos terminamos en la pista de nuevo. Pero a pesar de que era baile grupal él y yo terminamos en una maraña de besos y manos sobre el cuerpo, que era demasiado evidente que estábamos realizando verticalemnte, nuestro horizontal deseo.

Seguía mojada

Fui por un trago. El se sentó. Me senté a su lado. "A que no eres capaz de regalarme tus tangas" "¿Me estás retando?" Se encogió de hombros. "Tu sabes que sí soy capaz". Me levanté como si nada. Fui al baño. Me saqué la tanga sin mayor esfuerzo -ventajas del vestido y el liguero-, y regresé. Las tenía dobladitas en mi mano derecha. Caminé con paso firme, me le paré en frente y le dije: "Abre la mano". La puse entre su mano izquierda. Las metió en el bolsillo. Me senté a su lado, y mandó la mano a mi muslo. Yo me lo quería llevar a mi casa y él ya se había dado cuenta. "Si son menos de las 2, nos vamos a tu casa, sino, toca esperar hasta mañana" "Ok" Miró su reloj que marcaba las 2:18. Y dice "Baño de las niñas o de los niños" "De las niñas, siempre es más limpio" "Te sigo"

Entramos al pequeño cubículo. Medio me senté sobre el porta papel higiénico, en esa pose su cintura  quedaba perfectamente entre mis piernas. Lo rodié con ellas mientras me besaba. Me pasaba la lengua por el cuello. Me mordía un hombro. Metió su mano entre mi vestido y sin más preámbulo me metió dos dedos. Logré zafarle la correa, abrirle el pantalón y sacársela. Me clavó. No pude evitar. Gemí. Me la metía delicioso. Pero Tracccccckkk se rompio lo apoyadera. Tocó cambio de pose

Tocaron. No nos importó.

Se sentó en la taza. Me puse de rodillas y la metí en mi boca. Se la mamé un rato. Como mucho le gustaba. Súdabamos. Me senté de espaldas a él. Me moví en círculos. Le decía cuánto me gustaba, cómo lo había extrañado.

Cambio.

Apoyé mis manos sobre el inodoro. Me agarró por la cintura. Y volvió a meterla. me jaló el pelo.

Me vine. Pero él no. Sabíamos que había alguien afuera esperando.

Nos acomodamos como pudimos. Salí primero yo y me topé con un tipo en la puerta. Luego salió él. Era evidente.

Yo ya no podía seguir en la fiesta. Salímos a fumar.

"Tu y yo nos divertimos mucho" "Cierto"

Me despedí de mis amigas. Agarré un taxi. Y hoy es el día en que aun no sé dónde guardó mi tanga.

20 de noviembre de 2009

DE CÓMO NACIÓ MI MEJOR AMIGO

 
Lo concí en cuarto o quinto semestre. Salón 315 del edificio 512 en la Universidad Javeriana. Más o menos 11:15 am de un martes cualquiea de comienzo de semestre. Supe su nombre por la presentación en clase. Así mismo, él supo el mio. Todo formal. Era clase de corrección de estilo, nada fuera de serie.

Observándote dictar clase le dije a Andrea, mi mejor amiga y compinche: "Puedes imaginártelo tirando? Con esa sicorrígidez, debe ser un tronco en la cama". Me debí tragar mis palabras luego. Pero, ¿quién se iba a imaginar que tras esas gafas, camisa perfectamente puesta y combinaciones de café, iba a existir ese amante?

En fin. Ese semestre no me generaste nada. Solo que me enseñaste cómo escribir mejor. Cómo evitar cometer un desastre ortográfico. Se te abona.

Segundo encuentro

Pasaron los años. Yo ya trabajaba y estaba haciendo vueltas de grado. Año 2004. Tres años habían pasado desde esa clase y te recordaba. Dr. Sicorrígido. Me lo encontré en la recepción de la facultad. Yo vestía un sastre negro acompañado de una camisa violeta. Tu, tus acostumbrados Cafés. Charlamos. Yo ya trabajaba en RCN radio y en torno a eso giró la conversación. Me contaste que tu hermano estaba produciendo un cortometraje de tesis y yo me ofrecí a entrevistarlo para que consiguieran plata para poder terminarlo. Con esa excusa intercambiamos teléfonos.

No recuerdo exactamente cuántos días pasaron. Entrevisté a tu hermano, que puede ser una fotocopia borrosa tuya. Estabas muy agradecido y ahí comenzo todo.

Me conquistó con un BonYurt

Inmediatamente no nos volvimos a ver. Pero comenzamos unas jornadas de conversaciones por teléfono que superaban cualquier hipérbole. La primera duró desde las 9 hasta casi las 6 am. Ese día revelamos muchas cosas de cada uno. A ninguno le gusta el vallenato. Yo odio que Bogotá no tenga mar. Y que detesto calzar 40. Hablamos de gustos y de disgustos. De lo divino y lo humano. Era un lunes.

Al día siguiente, yo tenía clase a las 7. Colgué el teléfono y me arrglé para llegar a la universidad. Faltando 15 para las 9 am me enviaste un SMS: "Hay un BonYurt esperándote en la oficina". El último cuarto de hora minutos fueron algo más que una eternidad. Salí volada de la clase de periodismo investigativo, hacia tu cubículo. Entré. Te abracé  y me senté en el escritorio. Sobre él. Me entregaste el vaso con zucaritas y una cuchara. Había también uno para él. Hablamos un rato y salí, porque la jornada debía continuar.

La siguiente vez no fue en la universidad. Dos veces salimos, una a un bar de mala muerte cerca a mi apartamento, y otra vez a oma, a tomar café. Luego de esa segunda vez, lo invité a seguir.

 La decepción

Nos cogimos a besos. Nos besamos mucho tiempo. Fuiste deslizando tus manos. Estábamos en mi cuarto. Era la época en la que vivía sola, y no tenia más que mi cama y una mesa de noche. Así que en la sala no había donde sentarse. Era la excusa perfecta para encamarlo. Comenzó a tocar y no me opuse, por el contrario, seguí el ejemplo. Yo sentía nervios. Realmente me gustaba. Me quitó la blusa. Quedé en jeans y brassier morado -mi color favorito por esa época-.

De repente frenó en seco. "No puedo". Creí que era un típico arranque momentáneo de remordimiento porque fui su alumna. "Tengo una novia hace 5 años". Ok. Me sorprendió. Quedé en shock. Me lo quité de encima y le pedí que se fuera. Grave. Me sentí como un culo. Además, iniciada.

Al día siguiente, sentada en la redacción de RCN, aun muerta de la ira, te llamé. "Tienes dos posibilidades: hacer parte de mi larga lista de amigos, o de mi exclusiva lista de amantes". Se rió. No hubo respuesta inmediata.

Jugamos a ser amigos por un rato. Pero en las conversaciones y correos cruzados se notaba que había lo que muchos llaman química. "Eres la amiga costeña que todo cachaco debe tener" Escribiste algún día (supongo que como consuelo a la situación). Yo creía que el peor defecto era que tuviera novia, y que le diera remordimiento. En esa época no tenía escrúpulos. No me importaba acabar con esa relación

Entre las Cobijas

El coqueteo telefónico y virtual surtió efecto. Al tiempo, aceptó mi propuesta. Y mi ego lo celebró. Comenzamos una jornada de sexo y detalles especiales que no tiene comparación. Aun me pregunto cómo la novia no se dio cuenta. Pasaba casi todas las noches en mi casa, y el celular nunca timbraba.

Sabía mucho de mi.Yo no tanto de él, pero no me importaba. Era fan de dejarme detalles con mis porteros. Una malteada de café, artículos de prensa, hasta el CD de Juanes -Sí en esa época me gustaba- titulado "Un día normal". Casi no salíamos. Mi casa era el sitio predilecto de los dos. Al final de cuentas nada más era relevante.

Cuando no te quedabas entre mis brazos, hablábamos por teléfono o nos escribíamos correos electrónicos. Era muy divertido. Casi perfecto. El tema de la novia no era relevante. No existía. Era tu problema, creía yo. Convencida.

 Era intenso. Y siempre moría de ganas por verte. Nos escribíamos regularmente, como una buena manera de mantener contacto:

Hola!




Si vieras q ue esta mañana no me levanté a clase.. no sé por qué. Pero el sueño is killing me!!! jejejej Te cuento que me siento un remordimiento tenaz, porque el tipo tiene demasiadas esperanzas en mi y mi desempeño.. me voy a buscar una excusa médica con una incapacidad para no parecer tan vaga... por lo menos hoy ya me puse a buscar información del trabajo que o he hecho!! buaaaaaaa

Creo que por primera bvez voy a perder una materia!!



Te cuento que hoy te he pensado mucho... te quiero ver... pero creo que hoy no vamos a poder... te extraño, sabes?? Espero que por lo menos...me hayas pensado un porquito en medio de tu agitado día!!



Hoy se me quedó la chaqueta y eso quiere decir que me va a dar frío más tarde!! un abrazo no me caería mal!!



te mando un beso y un pellizco rosado!!
suertecita en todo.. llamame!



Naty

-*-*-*-*-

Naty:


No, no, no. Por favor no vayas a perder la materia porque me toca pagarte la apuesta. Si necesitas excusas no es sino que me digas, conozco a muchísimos médicos, especialmente psiquiatras. Creo que una
excusa psiquiátrica sería muy apropiada para ti. A ver, a ver... es cuestión de buscar algún trastorno mental que te podamos adjudicar, o tal vez una aberración... (¿tienes alguna?). Podría ser también alguna fobia, digamos fobia a madrugar, fobia a ir a clase de periodismo... mmmm, alguna servirá.

En fin, yo haré hasta lo imposible por no perder. Si la excusa médica no es suficiente, dime quién es el profesor. Lo chantejeamos, lo sobornamos, lo que sea, pero que de ninguna manera él permita que tú pierdas.

Oye, lo siento muchísimo por ti. Yo sí traje mi chaqueta superabrigadora, ideal para el climita de hoy. ¿Mucho frío? ¿Me dejas abrazarte?



Bien, creo que hoy sí termino el índice. Cruza los dedos (sobre todo el índice).



Te he pensado, y también quiero verte, ojalá pronto.



Chao

 El final de ese ciclo
 
Dos meses pasaron de ese segundo semestre del 2002. Y nos habíamos estancado. No precisamente porque yo no quisiera seguir. No. Sino porque no podía ofrecerme nada más que la joranda nocturna. Hablando por teléfono, como comenzó todo, a las 2 de la mañana, te dije sin pensarlo dos veces "Tu y yo no vamos para ningún lado, cierto?" "No" "Entonces mejor lleguemos hasta aquí".

Yo hubiera podido perder la cabeza, y de paso el corazón. Mejor dejar así. Cortar de raíz. Lloré. (Creo que es la primera vez que lo confieso). Incluso oía ese CD de Juanes interminablemente todas las noches. Pero como a los 21 los golpes se reponen rápido, 15 días de tusa fueron suficientes.

Nos desaparecimos. Teníamos claro que marcar el número del otro sería suicidio. Pero un día sonó.

- Hola
- Hola, con quién hablo
- Con Gustavo
- Y ese milagro? Me sudaron las manos y me saltó el corazón
- Patricia me terminó
- ¿Cómo? ¿Se buscó otro?
- No. Se volvió Cristiana
- Nooooooooooo. Te cambiaron por un Cristo jajajajajajaj
- Un día me dijo "Necesito vivir nuevas experiencias". Lo cual me parecía razonable, teniendo en cuenta la cantidad de años juntos. "Me volví cristiana y eso debo vivirlo sin tí".
- jajajaja Perdona que me ría. Eso te pasa por no quedarte conmigo.
- Cierto. Anota un punto.

No sé que tantas babosadas hablamos. Pero la chispa había muerto. Nos convertimos en amigos de teléfono, aunque ya no tan regulares. Llegó la navidad, el año nuevo. El 2003. Y una nueva llamada

- Hola
- Hola
- Estoy saliendo con alguien, pero creo que quiere casarse conmigo

Efectivamente, Diana, la nueva chica, con unas tetas increíbles, adempas de intensa, a las dos semanas quería presentarlo a la familia, y más o menos mudarse con él

- Insisto, eso te pasa por no quedarte conmigo

Carcajadas conjuntas. La complicidad era nuestro mayor atributo. Nos volvimos amigos. De esos amigos reales que salen de la cama a las 4 am para correr a auxiliarte. Que te pagan el arriendo cuando no tienes, o que asaltan la nevera de la mamá porque no tienes mercado, ni plata para comprar comida.

En qué vamos

Pásaron los años. Mucha agua debajo del puente y muchos intentos fallidos de cada uno. Hoy él está casado y luchando contra la calvicie. La afortunada es una Húngara maravillosa. Cuando la conocí supe enseguida que sería el amor de su vida. Y hasta ahora, 4 años después, sigue siendo así. Viven en Chicago. Piensan tener hijos.

Yo vivo en su apartamento. Donde ellos vivieron recien casados y cuido de la planta que me heredaron antes de viajar (debo confesar que casi la mato por abandono. No soy buena en cuidar de otros sers vivos). Cada vez que él viene a Colombia, nos vemos. Me aconseja y sigue creyendo que debo enamorarme perdidamente, pero no del hombre equivocado. Mientras tanto, mi mamá aun sigue cruzando los dedos para que él se separe y se case conmigo.



19 de noviembre de 2009

EN ESE MOMENTO FUE DIFICIL DECIR ADIOS

Estaba revisando cosas del pasado para poder ilustrar un post sobre uno de los hombres de mi vida,  encontré una carta que puede ser vigente para muchas situaciones. Atemporal, puede decirse. No soy dada a escribir cartas de amor, porque uno no sabe cuándo pueden ser usadas en tu contra.

La fecha de esta carta es cercana al 15 de agosto del 2004. Tenía 23 años. Estaba escrita a mano, con una desastroza letra, y el destinatario un hombre que me costó 2 años conquistar, del que no debía enamorarme y que hoy está casado con la que en esa época era mi mejor amiga. Nunca la entregué. Aquí se las transcribo.

EGV:

No se ver las cosas fàciles. Soy una persona complicada.

Te amo e incluso eso no lo puedo ver de manera simple. Simplemente porque no se supone que debería ser así. Por eso, hoy me toca salir corriendo. Huir.

Quisiera poder leerte, y que me leas. Pero no quisiste abrir tu corazón para que todo fluyera. No hay más posibilidades, no queda nada más por qué luchar. ¿Para qué intentarlo?


Yo no soy fàcil y tu tampoco. Las situaciones menos.

Y eso me llena de contradicciones. Y de inseguridades

Quisiera que fuera sencillo. Pero no puedo. Quiero intentarlo, pero no se si lo logre. Por eso tengo que correr.

Esto me supera. Quiero estar contigo, por siempre a tu lado. Pero parece que el momento ni las circunstancias no ayuda.n. Quizà estamos en el timing equivocado.

Hoy me despido de este intento. Quiza me arrepienta., quizas no.


Quiza llore, me ponga triste o no.

O quiza la consecuencia de esto sea que le cierre la puerta a querer a alguien alguna vez màs. Quiza, no.


No es tu culpa. Es mia. Por no haber entendido las reglas. Por no haber sabido como manejar todo. Por no haber visto esto simple. Le metí el corazón, y he ahí el problema.

No quiero huir. Pero no se que mas hacer. Contradicciones.


Pase momentos increibles a tu lado. te entregue todo, y te quedas con un pedazo de mi alma, con la mitad de mi corazón y con todas mis sonrisas.


Me despido y se que la mùsica de las mañanas se apagarà con mi partida. Pero también se irá este dolor, este sufrimiento y las lágrimas. La balanza hoy está de ese lado.

Adiós. Me voy, con mi corazón roto.


Con todo mi amor,


Naty

17 de noviembre de 2009

UN DOLOROSO INTENTO FALLIDO



Por mi vida han pasado muchos hombres. Unos han dejado una huella profunda, otros han pasado impunes. Esta es la del único hombre que me convenció de que reincidir o cangrejear no es buen negocio: extiende la tusa y hace más difícil olvidar. Espero que el protagonista no me acribille. Aunque creo que la esposa no deja leerme, así como que no lo deja verme, o hablarme. En fin. Supongo que eso es lo normal
***


Conocí a MG un primero de agosto de hace tantos años que no recuerdo (creo que era el 2004). Era el cumpleaños de DM. Yo debía conocerlos porque tomamos varias clases juntos. Pero en el pregrado yo era uno de esos seres detestables, con síndrome de genio-diva, que miraba como un culo a todo el mundo. Consideraba que todos eran inferiores, y así los trataba. Entonces, ellos me recordaban, pero yo no a ellos. AL era mi mejor amiga, y sigue siéndolo. Me invitó, en un intento por sacarme a conocer gente, que me divirtiera. Yo trabajaba y estudiaba al tiempo, así que casi no tenía vida.

Acepté. El plan karaoke siempre me ha parecido divertido. Todo iniciaba en la casa de AL. De ahí saldríamos al bar. Cuando lo vi, no generó en mi ninguna impresión. Era un chico más con chaqueta de pana café y más de 1.80 de estatura. En esa época que fueran más altos que yo no era un requisito para que me gustara el tipo.

Yo intenté ser la más carismática de todas, aunque si era cierto que mi personalidad de rancia, aun permanecía. Y era obvio que todos ellos me miraban con recelo por mi actitud de mierda que les demostré en clase.

Entre chiste y chanza. Trago y trago. Terminé interactuando con MG. Bailamos, nos reímos cantamos. Hubo química, atracción, o como quieran llamarlo. Me gustó. Tenía manos grandes y una bonita sonrisa. Bailaba rico,  y se mostraba inteligente.

Terminamos en la casa de AL y ya entrada la madrugada y con varios tragos en la cabeza , nos besamos. Fue uno de esos besos mágicos que hacen que se te erice la piel, sientas cosquillas y te hacen feliz. Se fueron como debe ser y como era costumbre yo dormí en la casa de mi mejor amiga (a quien le simpatizaba MG, pero yo no sabía, me enteré semanas más tarde).

Al día siguiente, el guayabo era inmoral, y agravado por el hecho de que NO me pidió, ni le pedí el teléfono. Claro que como yo nunca me quedo con las ganas, me encontré ahí esculcándole el celular a mi amiga (creo que nunca supo y ahora lo sabe -Perdón-), para tener una manera de encontrarlo. Solo bajo ese nombre había un número fijo. Lo anoté y esperé hasta el lunes para llamarlo.

Eran las 8:00 y tuvimos nuestra primera conversación por teléfono. En esa época no me sudaban las manos, o me daba nervios llamar a un tipo. Me dio el correo, me pidió mis datos y quedamos en volvernos a ver. La primera cita, una ida a cine: el documental de Michael Moore, Farenheit 911. Luego, una cerveza. Así varias veces, varias salidas. Me gustaba de verdad, y así en la medida que me gustaba más, el personaje comenzó con algunos desplantes. "Nos vemos mañana". Y no había llamada. Menos mal ya controlaba eso de comerme las uñas y estaba a punto de graduarme, y con el trabajo no tenía tanto tiempo para sufrir. Pero en el fondo y más si eran domingos por la tarde me sentía realmente miserable. Estaba encarretada, pero no decía nada.

"Menos mal eres tu y no soy yo", me dijo AL un día en la cocina de su casa, cuando yo, toda arreglada, esperaba que él me llamara como había prometido. Esa vez no apareció. Pero cuando aparecía, nos veíamos, hablábamos, discutíamos sobre Foucault, del Gobierno, de los amigos, tirábamos y yo volvía a encarretarme.

No creía en el matrimonio. No quería hijos. Manejábamos el mismo criterio del "deber ser" de la sociedad, nos gustaba el mismo tipo de cine, nos entendíamos bailando, tirando y en los temas densos filosóficos y literarios, que nadie más entendía. Era perfecto. Ni soñado, sería tan bueno.

Su discurso era "Yo quiero estar tranquilo. Eso es lo que busco". Pero nunca fui capaz de preguntarle si a mi lado podría encontrar esa felicidad tranquila. Yo era bastante cobarde y prefería quedarme callada, tragarme todo, no cuestionar las cosas y sufrir en silencio. Yo solo quería que él muriera por mí, y no hice nada para lograrlo. "Porque si él quiere estar tranquilo, para qué lo presiono". Así era como me justificaba con mis amigas. Claro que ellas pensaban que yo era una completa idiota, que ahí no iba a pasar nada.

Tres meses, y se metió diciembre. 15 días me fui a la Costa de vacaciones. En esos 15 días yo me hice la dura. "No lo voy a llamar", me dije y lo cumplí. Solo en navidad y año nuevo hice las respectivas llamadas de rigor. Supuse que en Bogotá, en el año nuevo, todo sería mejor. "Al final de cuentas hemos salido tres meses".


Pero regresé a Bogotá y no hubo noticias de él. Hasta que me enteré que DM estaría con él y sus amigos en Galería Café Libro de la 93. Me junté de valor y de dos amigas -AL y PR- para llegar al lugar. No había comido nada desde el almuerzo, pero con tantos nervios ni se notaba. Pedí un margarita.Al rato, me sacó a bailar. Y ahí fue cuando decidí ejecutar mi "maravilloso" plan: "Decirle todo lo que siento" (Si mis amigas hubieran sabido me hubieran amarrado a la pata de la cama).

Sonaba una salsa que ya no recuerdo, pero que me gustaba. Bailando "Cómo vas?" "Bien" "y tu" "Bien. Estaba pensando, que tu y yo la pasamos bien juntos, por qué no seguimos intentándolo?"


Silencio...

"Naty, tu desapareciste en diciembre. Cómo crees que me sentí cuando no me contestabas y no aparecías? Yo estaba encarretado, pero conocí a otra persona. Ella está ahora en Venezuela, y la estoy esperando"


No pude decir nada. En ese momento las ganas de vomitar me invadieron. Me ahogué y tuve que salir corriendo al baño. Él se quedó parado en la mitad de la pista, sin entender nada. Me senté en el piso del baño, con las rodillas dobladas, los brazos rodeando las piernas y la frente apoyada en ellas. Lloraba. No podía evitarlo.No quería salir. Sería demasiado vergonzoso. AL entró al baño. Me sacó de él sin que el resto se diera cuenta, me metió al carro. Me agarraba la cabeza, no entendía. Sentía mi alma rasgada en pedazos. No entendía qué me estaba pasando. Pero era evidente, los dos nos enamoramos y ninguno dijo nada. En ese momento se rompió todo.

Esa fue mi primera tusa de la vida. Esa fue la primera vez que me rompieron el corazón en pedazos.

Dos meses, litros de lágrimas, mucho tequila, terapia de amigas y música de despecho debieron pasar para poder reponerme al golpe. Lo superé. Es cierto. Nadie se muere de amor. Hasta que pasó lo que no debía. AL tenía su primer contrato laboral. DM había terminado con su novia y necesitábamos algo de alcohol. Como ya era prueba superada, invitamos a MG. El Sitio, todo el whisky que nos cupo. "Vamos para la casa de AL a terminarla". Para esa época yo estaba viviendo en su casa, porque me quedé sin apartamento. Así que allá terminamos los cuatro.

Un par de tragos más y me boté encima de MG. Él respondió. Manos van, manos vienen. Terminamos en el cuarto. Estaba tan ebria que lo único que recuerdo fue que MG me quitó la camisa. Tengo el polvo embolatado. Mañana siguiente. Guayabo indigno y me despierta un beso en la frente y dice: "Te llamo más tarde". Yo volvía a estar enamorada.

El más tarde se volvieron otros dos meses de tequila, lágrimas, canciones de despecho y amigas. Sesenta días transcurrieron y mi trasteo lejos de la casa de AL, para que lo volviera a ver. Esta vez hubo menos trago entre los dos. Pero terminamos en la cama. SI! Aunque mis amigos no me crean, tiraba deli. Luego del sexo, me volvía a enamorar. Me daba un beso en la mejilla y un "te llamo luego", que nunca sucedía

Seguí llorando. Ya a mis amigas les sabía a mierda mis tusa prolongada por un par de polvos. Me mudé con AL. Y como ella era amiga de MG, de DM y del resto del grupo. A los dos meses del último beso en la mejilla, terminaron todos amaneciendo en mi apartamento. Yo dormía. y me sacaron en pijama para que los acompañara a terminarse la mano de guaro que les quedaba. Eran las 4:00 am, y como tengo poca voluntad, me uní a ellos. Amaneció y yo me metí con MG entre mi cama, donde esta vez me dijo que yo era lo más parecido a la mujer de su vida. Me enamoré de nuevo. 10:00 am y repitió la rutina. Se marchó.

Así volvió a suceder varias veces, hasta que cumplí el año llorando por un personaje que volvía a mi vida cada vez que yo lo creía superado. Me llenaba de palabras lindas, de besos increíbles, me enamoraba de nuevo y se iba.

Hasta que un día, una de esas veces que terminábamos amaneciendo en mi casa, medio alicorados lo meti a mi cama. Cuando me iba a besar le dije "Ya no. Conocí a alguien. Así que puedes dormir aquí o en la hamaca". Me voltié y me dormí. Ahí terminó la historia. Esa vez no hubo llanto, pero sí llamada dos días después. Nos hicimos amigos, hasta que se fue a vivir con una mujer con un hijo que no lo deja verme.


16 de noviembre de 2009

FRASES DE HOMBRES... Y UNA QUE OTRA MARICADA Segunda Parte

Esta es la continuación de un post anterior. He encontrado en mi memoria y en otras historias que me han contado estos días, más frases estándar que usan los hombre en situaciones definidas con mujeres


***


Cuando te quieren echar y quieren darte un consuelo:
- "Tú eres una mujer que podría hacer feliz a cualquier hombre"
- "Sentiría celos de el hombre que sea tu esposo"


Cuando solo quieren sexo, pero no son capaces de encararte porque temen que les digas que no:
- "Yo no creo en relaciones serias. Yo busco mantener mi libertad"


Cuando saben que tienes la razón y no tienen argumentos:
- "Yo no me he casado contigo para que me hagas ese tipo de reclamos"


Cuando no quieren que pases a ser su date a algo más serio:
- "Para qué formalizar si así estamos bien. Qué importa el resto"



- "No estoy preparado para una relación seria"


Cuando necesitan una excusa válida para echarte:
- "Creo que tu y yo estamos pensando en cosas distintas"


***
Si tienen más frases... adelante... escríbanalas a ver si algún día logramos descifrar qué es lo que realmente quieren decir!!!






8 de noviembre de 2009

ME, MYSELF AND I

Esto es un reencauche.. hace un año lo escribí para una clase... Luego, me tocó escribir un desagravio... porque mi hermana se sintió ofendida porque no le dediqué más espacio... Aquí van ambos escritos
Espero que me conozcan un poquito más a partir de estas palabras



***

Cuando llegué a Bogotá hace 9 años, 7 meses y 12 días era una provinciana más. De tierra caliente. “Calentana” para ser más exacta. De esas que llegan con un par de zapatos cerrados, una chaqueta para el frío y un sinnúmero de camisetas y pantalones que sin problema pueden traerse de la costa. Salí de Barranquilla obligada por el tedio, aburrida por la mediocridad y con las promesas de venirme a vivir a una ciudad “maravillosa donde puedes ser un espíritu libre”, en palabras de mi prima Claudia, la única que se atrevió a salir de casa sin casarse.
Así llegué al frío de la capital, que en ese momento me aturdía, pero hoy me parece el estado ideal de las cosas. El calor me molesta, me da coma de sueño… no me deja pensar. Ya estoy “adoctrinada por los cachacos”, como dicen mis tíos. Con 27 años, sin novio y a punto de ser la solterona exitosa de la familia. “Te va a dejar el tren”; “a los hombres no le gustan viejas, niña”; “¿cuándo me vas a dar nietos?”; “mira que estar sola en la vejez no es bueno”, son las frases más comunes que escucho durante las vacaciones en mi natal Barranquilla, seguidas por “eché, ya no se te nota el acento”; “nojoda necesitas un bronceado” y “cómo te has engordado”. Cuando se termina el memorial de agravios comienza el tema político.

Trabajo con Gina Parody. Soy la jefa de comunicaciones y asesora en temas de género. Para ellos es un cargo importante y se sienten orgullosos. Hablo en plural, no porque se trate de mis padres y hermanos, sino que incluye a mis 11 tíos del lado materno, y a los 7 tíos paternos con los respectivos abuelos, primos y esposas y esposos. Aunque creo que les generaba más emoción cuando era periodista de RCN Radio, bajo el mando de Juan Gossaín. Ahí me seguían la pista a diario. Eran fanáticos intensos, de esos que te llaman con cada aparición o con cada error. Quince días hábiles al año los visito, tiempo que permite el régimen laboral de los empleados.

Mis prioridades son mi trabajo, mis papás y mis amigos. Ahora se incluye en el top mi hermanito menor, Sebastián, que acaba de llegar a vivir conmigo. Estudia música. Batería es su instrumento, y me da conciertos a diario, hasta las 11 de la noche. Menos mal no me ha traído adicionalmente problemas con los vecinos. Mi hermana Daniela clasifica cuando está de visita en el país. Vive en Alemania.
Bailo bien, canto mal. Y he superado esa actitud, que me caracterizó durante el pregrado, de ser insoportable, que mira por encima del hombro y que tiene delirio de superioridad absoluta. Mi amigo David me lo recuerda cada nada. Ya está claro que hace 5 años no me aguantaba. Pero hoy, soy algo como su alma gemela. Él no insiste en que vaya a terapia, como Johanita. Una cordobesa que a pesar de la edad mantiene la inocencia intacta. Es como mi hermana menor adoptada. Sus palabras favoritas son “Naty, acuérdate de que no tienes que cargar con los problemas de la humanidad”. Ella me tranquiliza y creo que tiene razón: a veces necesito de un sicólogo. Mauro me aguanta. Ingrid, Naty, Anita y Ángela me alcahuetean todo. Andrea es el polo a tierra. Entre mis amigos tengo el equilibrio que me falta. Y me recuerdan el valor de conocerse cada vez a uno mismo.

El delirio de Sor Teresa de Calcuta lo heredé de mi mamá. Ella quiere cambiar el mundo, ayudando a todo su universo circundante. Siempre me pregunto cuándo comenzará a vivir su propia vida. Mi papá me heredó, además de los rizos, la capacidad de análisis y un poco de su neurosis. De ambos, el amor por la lectura y el buen cine. Sus mayores enseñanzas: la responsabilidad y la autoconciencia. Ambos son el dream team. No los veo por separado, aunque a veces parece que no se soportaran. Pero ahí está el encanto.

Impaciente, perfeccionista, llorona. “Llorenco” me apodaron alguna vez. Aprendí a afrontar las traiciones con fortaleza y a perdonar los errores de los demás. Menos la ignorancia, la falta de criterio y la falta de autoestima. Prejuzgo y mucho, y creo que por eso me he perdido de muchas cosas. Si bien soy proclive a corregir mis errores, esos me han quedado grandes. Mauro me describe como apasionada y que la vida me ha enseñado más que la academia, y quizá tenga razón.

No como verduras, fumo y tomo más de lo recomendable. Mido más que el promedio; calzo 40, lo que en Bogotá es un problema (el promedio el 37 y casi ningún almacén vende mi número). Quiero ser ministra y algún día vivir en una isla, ver el atardecer y leer solo literatura.

Escribo todo el día, desde proyectos de ley hasta frases alentadoras para pésames. Soy buena en lo que hago, y me encanta saber que mi Jefa cree que soy la mejor, pero me cuesta escribir sobre mí. Lo bueno es que acabo de descubrir que no he perdido la capacidad de reírme de mí misma.

***

DESAGRAVIO A MI HERMANITA

El motivo de escribir de nuevo tan pronto (teniendo en cuenta que nunca lo había hecho) es un pequeño desagravio a mi hermanita Daniela... Bueno, ni tan hermanita, porque tiene 23... La explicación del por qué no le dediqué más palabras fue el espacio... (si me pasaba, no me recibían el trabajo... y hay que ir por el 5.0... Aclamado)


Pero lo que m faltó decir de ella es que -aunque no nos aguantamos viviendo juntas- es la única persona que literalmente "me ha dado en la jeta"... A pesar de mi tamañito, cuando chiquitas, en una pelea logró darme duro... Imagínense la ira que sentía por haberle desarmado el cuarto completo de la barbie mientras jugaba.... sin mí...

La extraño siempre... eso de vivir a un océano de distancia es demasiado... me gustaría coger un bus e ir a visiarla seguido, pero la vida laboral (eso de tener 15 días hábiles de descanso al año no ayuda) no me lo permite...

Siempre he dicho que es divina, que se debió quedar de modelo... o no? Pero la vocación por la ciencia le ganó a la pasión por el dinero. Solo espero que haga algún descubrimiento grande para que me pueda mantener mientras escribo mi novela en una isla...

Te amo hermanita....

1 de noviembre de 2009

FRASES DE HOMBRES... Y UNA QUE OTRA MARICADA

Lograr irritarme es bastate simple. De eso pueden dar fe mis amigas y mis amigos. Pero sacarme realmente la piedra, hasta la indignación solo se logra en ciertas oportunidades. He aquí la lista de frases, excusas y discursos, especialmente del sexo opuesto que me la sacan.

FRASES MASCULINAS

- Cuando el sujeto con el que sales, no es capaz de decirte de frente "me mamé de ti, quiero salir con otra" y se sale con la chimbada de "Eres una mujer maravillosa, pero te mereces uno mejor que yo".

- Cuando llevas saliendo un par de semanas y sale con la increíble frase de "No te enamores"

- "¿Por qué te hablas y te ves con tu ex?"

- No falta el exnovio que te invita al matrimonio y te dice "Tranquila que Paquita no te odia, porque no sabe que tuvimos algo" (ese algo duró casi un año)

- En medio de una pelea álgida, en la que creo tener la razón el personaje saca la perla de "¿Por qué no te calmas y te das una ducha?" Respuesta "Histérica tu &%#$% madre"

- "Necesito tiempo para mí"

- Llama el ex: "¿Cuando nos escapamos a recordar viejos tiempos?" Respuesta: "¿Y tu esposa?" Finaliza: "Ella no tiene que enterarse". (Primero muerta que moza).

- "Yo quiero una relación libre. Sin ataduras". Pues huevón, quieres solo sexo, no lo disfraces.

- After sex: "Tengo remordimiento" "¿Por qué?" "¿Qué tal que mi novia se entere?" "No creo que eso suceda" "Mejor que esto no vuelva a pasar". Y el sujeto aparece una, dos, tres, cuatro veces más, y after sex, sale con el mismo discurso...

- "Te amo", luego de haberse comido a otra (una puta), y tu lo sabes


HECHOS CONCRETOS

- Las exnovias intensas

- Los ciclos inconclusos

- Ser el clavo que va a sacar el anterior y no saberlo

- Que vayan dejando casualmente ropa, cepillo de dientes y demás cositas en mi casa

- Que a la cuarta visita no se anuncien con el portero

- Llamada a las 7:00 pm. "A las 9:00 pm paso por ti" y uno se arregla, se viste linda para el novio. Y son las 9:00 y nada, las 10:00, las 11:00 pm y llama rascado: "Perdón es que me emparrandé con mis amigos". 11:30 pm, llega a la casa. Y no queda de otra que despacharlo: "Mi casa no es un hotel"

- Estás a punto de tirar con el personaje. Ya te ha sacado la blusa y estás a punto de bajarle el pantalón y dice: "Tengo que decirte algo" "Qué?" "Tengo novia hace 5 años"

- Que crean que porque salen con uno más de dos meses, uno quiere que le presenten a la mamá, al papá y a los hermanos.

29 de julio de 2009

DÁNDOLE ÁNIMO A LA HUMANIDAD CIRCUNDANTE

El fin de semana pasado asistí al matrimonio de una amiga. Y hace varios días una amiga me preguntó. ¿Por qué la gente se casa? Obvio su cuestionamiento estuvo motivado porque está en los "tibios" 28 y todo su círculo ya dijo el "Sí" en frente de un cura.


Muchos de mis amigos se están casando, otros ya se separaron, pore so ya no me da crisis.... Así que amiga P, ya va a llegar un momento en el que te acostumbras a ser la única (además de la tía solterona de 70 años) que no tiene parejo en el matri (claro, solo le dan cupo a los casados o novios oficiales y tu, ni lo uno, ni lo otro). Fresca, que ya se te pasará y te dejarás de preguntar por qué se casan las personas, cuando la unión marital de hecho, también funciona.


Lamento decirle a mi querida amiga que como no me he casado, no me han propuesto y ni siquiera tengo novio, no puedo darle respuesta a su pregunta. Pero pensando, pensando, creo que la fiesta es una buena excusa. Es decir. Si yo me casara (para quienes no me conocen, querer un matrimonio no es una de mis catacterísticas) haría tremendo rumbón. No es por desmeritar a quienes se casan porque ven el matrimonio como una institución (acaso el arrejunte no lo es???), pero si uno se va a echar la zoga al cuello, toca bailar, rumbear y beber como si fuera la última vez...


Y entre todas las reflexiones que me ha generado el tema Matrimonio, recuerdo lo poco grato que es el asunto en mi vida. Veamos



  • La peor pelea con mi mamá: los 15 días de silencio por parte de mi madre, fueron motivados por la siguiente frase "ay mami, si quieres matrimonio con vestido blanco, por aquí no fue. Vé y ármale el matri a mis primas". Ahí fue Troya. (no voy a entrar en detalles, pero no me bajó de ser el peor ser humano -al tema siguió el de los hijos... y bla bla bla)

  • Las fiestas más aburridas: Los matrimonios en los que no te invitan parejo porque no es tu novio ni tu marido, y mientras todos zandunguean a ti te toca chupar pavo sentada

  • La peor cantaleta (y eso que me persiguen varias): la de mis tías porque es hora de conseguir marido. No hay reunión familiar en la que no me digan (ojo al tono costeño) "Anda niña te va a dejar el tren. Ya a esta edad si no amarras a alguno ahora te vas a quedar solterona". Ok claro, eso es bastante relativo. Quién dijo que a los "tibios" 28 a uno lo deja el tren?
  • El mayor remordimiento: cuando mi hermanita me dijo "Naty cásate rápido porque soy menor que tu, y el agüero dice que si yo me caso antes que tu, te quedas solterona". Bueno, además de preocuparme porque me aburro en las fiestas, por pelearme con mi mamá y tratar de convencer a mis tías que no me voy a quedar sin marido, me toca cargar encima que si mi hermana no se casa es porque yo no lo hice!!!! (basta decir que ella ya está aplicando el arrejunte)
  • El fracaso: haber estado predestinada a llegar virgen al matrimonio y no haber logrado ni lo uno, ni lo otro.
Y ahora me pregunto, si a toda la humanidad le pasan cosas similares referentes al matrimonio, ya entiendo por qué se casan, y no es solo por la fiesta. Mrs P. espero que mi reflexión ayude a responder tu pregunta!!!


3 de junio de 2009

PASAN LOS AÑOS...

Hola a todos y a todas!!!

Esta semana supe que es llorar y reirme al mismo tiempo. Llanto de nostalgia y risa porque los chistes son demasiado buenos. Ok, no me enloquecí ni soy bipolar. Simplemente estaba recordando momentos del Colegio.

El 30 de noviembre pasado cumplí 10 años de graduada del colegio Alemán de Barranquilla - Deutsche Schule- . Así suene a frase de cajón la mejor época de la vida, no solo porque no hay que tener responsabilidades y preocupaciones, sino porque las lecciones -y no de mathe- má importantes las aprendimos ahí.

Gracias a el colegio descubrí que el carisma ayuda, que la pena -entendida como vergüenza- no lleva a nada y que sin duda ser bonita es clave e importa -y si no lo eres, sé la mejor amiga de la más linda del curso-.

Aprendí a sobrevivir, a copiarme, a armar gavilla para que el mundo no te callera encima. Salté muros, me volé de -cape- clase, escribí graffittis en las paredillas, inventé enfermedades para no ir a clase de deportes. Aprendí a negociar, a reirme, a llorar y a superar los traumas.... M e copipe con éxito, negocié notas, eché peos químicos para intentar dar clase. Puse y me pusieron apodos, me sentí miserable porque el man que era 3 años mayor que yo nunca me paró bolas... Pero lo más importante fue que el "cole" me enseñó el valor de la amistad.

10 años después redcibí por mail una edición del periódico del colegio, con escritos de la gente de la prom 98 (http://sites.google.com/site/elpulpoonline/)... Por eso estoy sentimental.

Nos graduamos 40 -maso- y a pesar del tiempo, la distancia y la vida que cada uno armó por su lado, todos mantenemos contacto, nos alegramos por los hijos, por los éxitos... nos sentimos acongojados por las separaciones y los malos ratos de los demás. Incluso nos felicitamos y acordamos de los cumpleaños. Y, sobre todo, nos reimos de nosotros mismos (nojoda, es que las fotos de esa época eran una cosa terrible... la moda, los copetes....), los chistes siguen teniendo sentido y nos hacen reír por horas. Es más, estamos a punto de pedir rescate por aquellos miembros de la Prom que no dan rastro de vida!!!

Y como este homenaje no sería lo mismo sin música... he aquí algunos clásicos que amenizaron nuestro paso por el Alemán!!!

El intercambio, sin esta canció no hubiera sido lo mismo!!!!!!!


Apenas para la edad



De fiesta en fiesta -O no Puchi-???

3 de mayo de 2009

¿QUÉ TAN DIFICIL ES PORTARSE MAL?

Este fin de semana, durante una de las tantas celebraciones de mi cumpleaños número 28, me sorprendió que la hija de una de mis grandes amigas respondiera al momento de partir la torta "no gracias, estoy haciendo tarea"... Ok... Tarea??? Un sábado a las 11 p.m.?? Y le dice que no al cheescake??? Eso si se llama juicio...

Luego, hablando con ella hoy le pregunté si alguna vez había dejado de hacer la tarea, si había ido al Cole sin bañarse, si había subido los pies sobre el pupitre durante una clase. La respuesta... NO. Rotundo, sin titubear. -Ahora supongo que nunca ha echado papelitos, o tirado tiza en el curso-. Peor aún, cuando le pregunté, por qué no había aceptado la torta, y dijo "porque si comía sobre el cuaderno, se le ensuciaba"... Creo que me mintió para no aceptarme que para ella es más divertido hacer la tarea que comer ponqué.

Le dejé de "tarea" que le echara cabeza -sin compromiso- a la propuesta de no hacer lo correcto alguna vez. Y dijo que no. Ella insiste en que no necesita portarse mal. Y tiene 10 años!!! Claridad mental total. Más rayador aun cuando uno a los 28 cree que portarse "bien" es a veces aburrido.

Supongo que a la edad de Manu yo podía ser igual de juiciosa. Pero lo que recuerdo es que a los 12 -osea en segundo de bachillerato- las maldades eran algo así como mi fuerte: Volarse del colegio, saltar paredillas, hacer graffittis en esas mismas paredillas, echar un peo químico para no dar clase de matemáticas... todo en compañía de mis amigas las "Urracas"... Osea, yo no era la única, nos portábamos mal en grupo. En fin... Era fácil portarse mal hace 15 años.

Hoy a los 28, me pregunto qué tipo de maldades hago. Y ninguna relevante. Cuando uno crece las maldades son casi delitos. ¿A esta edad qué tipo de maldades se pueden hacer?
  • Fumarse un porro? (está a punto de ser penalizado conm cárcel);
  • robarse algo de un almacén? (podrías pasar horas en el sótano del éxito por eso);
  • volarse un semáforo rojo (si no te estrellas se zampan un parte);
  • llegar tarde a la oficina? (Mejor no, se te acumula el trabajo y te toca trabajar hasta más tarde);
  • Emborracharse entre semana? (el guayabo en el trabajo es demasiado atroz como para pensarlo dos veces)
  • Tener sexo en público? (nooo qué pena y qué frío)
Se les ocurre alguna otra?

Dicen que crecer es aburrido. Y creo que si. Si lo medimos en maldades... definitivamente saltarse las reglas a los 10 era mucho más entretenido...

24 de marzo de 2009

GUAJIRA I LOVE YOU TOO MUCH…

Hola a todos y a todas. Esta historia fue un regalo que le hice a un amigo. Espero que no se ponga bravo porque ahora lo comparto con todos ustedes. Está inspirado en un viernes cualquiera, en el que conocí a la persona que me hizo violar el noveno mandamiento: "no desear la mujer -hombre- del prójimo. Como muchos de ustedes preguntan si las cosas que escribo son ciertas, voy a comenzar a clasificarlas, como ficción o realidad. Esta, aunque se inspira en un hecho real, solo tiene de cierto el ambiente, la música y el sitio...


GUAJIRA I LOVE YOU TOO MUCH…


Lo vi en el rincón. Y no lo creí. Más que un hombre de estatura ideal y facciones perfectas, parecía un engaño a la conciencia. No lo quería creer. “Imposible”, pensé. Por eso me distraje entre copa y copa, entre baile y baile. No quise prestarle más atención. A las visiones es mejor ignorarlas, para evitar el desengaño que llega cuando encienden las luces.


“Enrédame de amor mi vida, y hazme un nudo ciego”, gritaban los parlantes y las voces enamoradas del sitio. Cuando siento que alguien me toca el hombro. “¿Tienes candela?”, dijo una voz. Me volteé y palidecí. O eso supongo por la cara del sujeto. Era la visión, asustándome, como si de un fantasma se tratara. Toqué mis bolsillos con rapidez y recordé que soy una de esas malas fumadoras que siempre tienen cigarrillos pero nunca con qué prenderlos.


-“No tengo. Lo siento”, fue lo primero que salió de mi boca.

-“No importa”, replicó.


Me quedé mirándolo y aun ni lo creía. Luego de un largo silencio dijo: “Tu eres Sofía… Sofía Insignares”. No me desmayé de milagro. ¿Cómo sabía mi nombre? Si lo conociera lo recordaría. Asentí con la cabeza. Me abrazó en medio de una efusividad incomprensible. La duda se apoderó de mi hasta que dijo: “Soy Carlos Enríquez. ¿Me recuerdas? Mi cabeza frenó en seco. ¿Carlos Enríquez? ¿El mismo gordito, sucio, cuya mejor cualidad a los 14 era contar hasta 25 en eructos? Y que moría por mí, cuando el amor adolescente se traducía en malos tratos. Obviamente 14 años atrás me parecía repugnante. Y ahora se convirtió en algo irresistible. “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios”…


- Hola!! ¿Cómo estás? Tanto tiempo…


Creo que mi cara de sorpresa y desconcierto se hizo evidente, porque en medio de una carcajada, que opacó la música estridente, dijo “lo sé, lo sé. Nada que ver con el recuerdo”. Me puse roja. Menos mal había poca luz. Mi demonio interno me dijo “no puedes dejarlo pasar. Una delicia así no se consigue en cualquier esquina”. Y siguiendo sus consejos le dije sin pudor: “¿Bailamos?”


“Con la mañana va llegando lentamente tu recuerdo y me acaricia..."

- ¿Cómo te ha ido?

Es tu forma de ser...

- Muy bien. Ahora soy gerente de una empresa de asesorías financieras. Me va bastante
bien. ¿Y tú?

Y desde el día que te vi te fuiste metiendo muy dentro de mi vida...

- Soy arquitecta. Estoy trabajando en el proyecto del nuevo centro comercial.

y dando un giro al revés...

- ¿Tienes novio? ¿Esposo? ¿Hijos? ¿O todas las anteriores?

y es que tu sabes que te quiero y que me muero por unito de tus besos...

- Ninguna de las anteriores… ¿Tu?

y hasta las noches no consigo estar tranquilo pues te veo y no te tengo...

- Soltero

si esto es amor...

- ¿Gay?

entonces te dedico esta canción...

- Jajajajajajaja. No.

Acaso tu, Acaso yo somos la mezcla perfecta…


A partir de ese momento solo hubo música entre nosotros. Sobraban las palabras y yo iba como entre nubes. Su mano en mi espalda y su respiración en mi oído. Me temblaban las rodillas. Al final de la canción, lo inevitable. Me miró a los ojos, se me acercó y me besó. Zas! La desilusión llegó sin que fuera necesario que prendieran las luces: Abrió la boca mucho más de lo esperado. Su lengua me llegó a la garganta. Casi me ahogo, y no precisamente por la emoción. Sus babas empaparon mi cara desde la nariz hasta la mitad de la barbilla. “Guácala”, pensé.


Salir corriendo no era tan fácil. Me tenía abrazada. Que se abriera la tierra era la opción más viable. Y nadie venía a salvarme. Claro, con tremendo churro ninguna de mis amigas saldría al rescate. De repente me cogió de los hombros, me separó y me dijo mirándome a la cara:


- Lo siento. Prefiero quedarme con tu recuerdo.


Me soltó. Me pasé la mano por la boca. Lo miré con desprecio y respondí.


- Yo no lo siento.


Di la vuelta y me aleje caminando y me perdí al son de la música


guajira so nice to meet ya

next time i see ya we go roll some reefer

guajira


i love you too much…



El sapo aunque se vista de seda… Pensé