Mostrando entradas con la etiqueta regalo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta regalo. Mostrar todas las entradas

9 de mayo de 2014

Un pequeño regalo para ustedes

El año pasado tomé un taller de novela corta en el Fondo de Cultura Económica en Bogotá. Fue una experiencia fabulosa. Conocí autores que nunca había escuchado nombrar, y cumplí el reto de escribir mínimo mil palabras diarias durante el tiempo que duró el taller, con el fin de enseñarnos la disciplina que uno debe tener como escritor.

El objetivo, lograr tener un manuscrito (que es el primer borrador de un texto, no apto para publicar porque requiere muchas correcciones y esas cosas) que sería evaluado por un jurado para premiar los tres mejores. De los veintitantos que asistimos, no quedé de nada, lo cual -debo admitir- fue un golpe bastante duro a mi autoconvencimiento sobre mi talento como escritora... Pero el texto está ahí, son 32 mil 412 palabras, 58 capítulos -cortos claro está- y si bien me gustaría que se convirtiera en un libro, no tengo los medios, ni el conocimiento para hacerlo. Por lo tanto, he decidido publicarlo en este espacio, que también es de ustedes.

Pero para hacer esto más divertido, publicaré por partes la historia, pero solo cuando la parte más reciente logre 300 visitas -espero que no hagan trampa ;)-. Así, hacemos de esto un esfuerzo colectivo.

Espero que les guste este experimento...


Un abrazo,
Naty

15 de diciembre de 2011

Carta a Niño Dios 2011

Querido Niño Dios:


Como todos los años te escribo una notica, no solo como excusa para agradecerte por todo lo bueno que me has dado y por cuidar a 'los míos'.


Hace un año te escribí pidiéndote que pararas la lluvia, porque el desastre que generó fue monumental. Y, no me hiciste caso. Entonces asumo que simplemente pedir porque cese el invierno es algo como pedir la paz mundial, o que se acabe la pobreza: O no son tus asuntos, o no te interesa resolverlo. Hoy estamos en una situación  similar a la del año pasado, con el agravante de que se suman los damnificados pasados, con los de ahora. 


Cuando pensé en esta carta creí que se me habían acabado las ideas y que más allá de salud y bienestar; trabajo, plata y viajes-que además por eso pido todos los días-, no había mucho más que pedir. Y fue entonces cuando se me ocurrió quizá el mejor deseo de los últimos años:

Quiero Alas para mis sueños... 
Así volarán muy alto, 
hasta dónde sea posible.


Entonces, querido Niño Dios, espero que no te hagas el loco esta vez con mi regalo, porque ya estás en deuda conmigo porque no cumpliste lo del 2010.

Con todo el Corazón,

                                Naty

Pd: Ya que estás en mora, creo que puedo pedirte que a todos los que me quieren les regales una sonrisa que les dure 365 días.

19 de diciembre de 2010

CARTA AL NIÑO DIOS

Querido Niño Dios:


Generalmente escribiría una carta llena de peticiones. Una gran lista encabezada por paciencia y cuidado y protección para los que quiero.


Pero esta vez voy donar todos mis deseos y antojos. Quiero convertir toda esa larga lista de cosas que quiero mucho en una sola cosa: Que mires hacia abajo y veas el desastre en el que estamos convertidos por cuenta de la ineficiencia del Estado, falta de planeación, y muuucha lluvia. Lo que más quiero ahora es que deje de llover para que se les pueda brindar una solución a los damnificados, y para que las cifras de desastres no sigan creciendo.


Por eso, Querido Niño Dios quiero que que esta navidad mandes el sol a calentar, que salga el arcoiris y se suspenda por una temporada la lluvia (y obvio que no nos mandes de nuevo a temporada de sequía).


Espero de todo corazón que leas esta carta y me des ese regalo de navidad, que solo en Colombia serviría a las más de 2 millones de personas que se quedaron sin hogar.


Con todo el corazón, 
                                       Naty

Pd: Sé que hemos sido inconscientes con el medio ambiente, que nos hemos cagado el balance natural por la cara, pero ajá... una manito en este momento no está de más.

17 de septiembre de 2010

FALSO DE TODA FALSEDAD

Luego de darle muchas vueltas al tema, este es mi historia de regalo para mi #BloggerSecreto, @Cuentante... quien descubrió por una ligereza mía que yo era su blogger secreto, pero siguió jugando a los dulces y las pistas como si nada pasara!!!

Esta historia sale de las múltiples respuestas que me dio sobre su persona.

***

Se levantó de la cama donde había estado viendo fútbol toda la mañana. Definitivamente no había nada como una buena mañana de ese tipo. Eso era, después del sexo y las noches con su amada, lo que más disfrutaba y lo mejor, podía hacerlo solo.

Pero el día hoy tenía un día tinte anormal. Ella había salido muy temprano, incluso antes de que él abriera los ojos. Eso nunca sucedía. Pero igual no hizo mucho caso de eso.

Al medio día le dio hambre. Fue a la cocina y vio que no habia nada para comer ya listo en la nevera. Buscó el teléfono y marcó Marce.

'El número marcado no se encuentra en servicio'.

Intentó nuevamente... Nada.
Tercera vez y nada.

Se preocupó. ¿La habrán robado? ¿Estará bien? ¿Qué habrá pasado?

Regresó al cuarto y notó algo que antes no había detallado: Faltaba ropa en el armario. Escultó cajón a cajón, y vio que las prendas favoritas de Marce no estaban. Corrió a la biblioteca y faltaban las últimas novelas que había comprado y que aun no había leido.

Buscó los números de las amigas, y nadie contestaba, los de los familiares, y tampoco.

Se metió a la ducha, se vistió corriendo y agarró el carro. Salió sin rumbo fijo, pensando en encontrarla en algún lugar común, esos llenos de recuerdos. Parques, avenidas, cafés restaurantes. Recorrió los 4 años de relación y no la vio. Ni un rastro de ella. Era como si se la hubiera tragado la tierra.

Regresó a casa resignado, a esperar que ella apareciera. Pero por el contrario fueron llegando sus amigos, los solteros, esos que están listos ante cualquier calamidad.

- Tranquilo hermano, eso es pura crisis de vieja.
- Claro, eso seguro regresa pronto
- No sufra. Tomémonos unos tragos

Así pasó la noche, entre consejos sin fundamento y mucho alcohol. Llegó el lunes, festivo menos mal. El guayabo lo poseía. Y seguía sin entender nada.

Buscó su celular: Descargado
Corrió a conectarlo, y desesperado esperaba a que agarrara algo de carga para ver quién o si alguien, o más bien ella, había llamado.

Minutos después se encendió el aparato y apareció el símbolo de 'correo de voz'. Marcó *123.

- Estoy en Costa Rica, siendo feliz definitivamente. Quédate con tu fútbol y tus sábados en la mañana. Adiós.

Hasta ahí fue Marce. Y solo hasta meses llenos de lágrimas después, luego de haber sufrido una tusa tardía que nunca tuvo en su adolescencia. Luego de haber casi que superado la sensación de que a uno le falta algo imprescindible... Cuando ya no había sentimientos de tristeza, obsesión e impotencia... Solo en ese momento entendió que ella se había ido con otro.